Iniciar sesiónIniciar sesión
1.829 relojes para "

A. Lange & Söhne

"
Marca
Modelo
Precio
Diámetro
Año
Lugar
Más
Su selección

Su selección

Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Información general
Tipo de reloj
Referencia
Más...
Nuevo/usado
Disponibilidad
Género
Estado
Más...
Volumen de suministro
Características y funciones
Cuerda
Material de la caja
Más...
Esfera
Más...
Cristal
Más...
Funciones
Más...
Alto
Más...
Material luneta
Más...
Esfera con números
Resistente al agua
Más...
Otros
Más...
Correa
Material de la correa
Más...
Ancho de correa
Más...
Color de la correa
Más...
Material de cierre
Más...
Cancelar

Ordenar por

A. Lange & Söhne 1907-13 14K A. Lange & Söhne 1907-13 14K Disponible inmediatamente 4.900  ES

A. Lange & Söhne: la quintaesencia de la relojería alemana

A. Lange & Söhne es la marca de referencia de la relojería de lujo alemana. Durante más de 100 años, ha vestido las muñecas de emperadores, reyes y zares. Sin duda, Lange es sinónimo de elegancia y excepcionalidad con sello Made in Germany.

Lo más destacado de A. Lange & Söhne

  • Es una de las manufacturas más prestigiosas de la relojería de lujo alemana
  • Ofrece más de 40 calibres de manufactura
  • Movimientos decorados con grabados y un regulador de cuello de cisne
  • Unicamente ofrece cajas fabricadas en metales preciosos
  • Ventana grande para la fecha patentada y que forma parte de la identidad de la marca

A. Lange & Söhne: la tradición relojera de Glashütte

El fabricante de relojes de lujo A. Lange & Söhne cuenta con más de 170 años de historia. Ferdinand Adolph Lange fundó la empresa de relojes de bolsillo en 1845 en la ciudad de Glashütte (Sajonia Alemania). Siguiendo el modelo suizo, el maestro relojero decidió establecer su negocio en los montes Metálicos (Erzgebirge) logrando así reactivar la economía en la zona. Después de la Segunda Guerra Mundial, las empresas relojeras de Glashütte se unieron y nació el grupo estatal VEB Glashütter Uhrenbetriebe (GUB). En consecuencia, la firma A. Lange & Söhne perdió su independencia. Después de la reunificación de Alemania en 1990, la casa tuvo la oportunidad de renacer. Walter Lange, bisnieto de Ferdinand Adolph Lange —y también relojero— fundó la empresa Lange Uhren GmbH en diciembre de 1990. Cuatro años más tarde, la firma presentó su primera colección con cuatro relojes de pulsera: el legendario Lange 1, el Saxonia, el Arkade y el modelo Tourbillon „Pour le Mérite“.
A. Lange & Söhne pronto se convirtió en la firma alemana más reconocida en el ámbito la relojería de alta gama. Tanto los relojes como los calibres de manufactura están a la altura y compiten con firmas suizas como Patek Philippe o Vacheron Constantin. A diferencia de estas dos firmas, A. Lange & Söhne utiliza únicamente materiales como el oro o el platino para fabricar las cajas de los relojes. Excepcionalmente, la casa alemana utilizó el acero inoxidable para fabricar algunas piezas en los años noventa. Debido a su exclusividad, estos modelos se subastaron por 100 000 euros. Una de las señas de identidad de los relojes A. Lange & Söhne es la gran ventana para la fecha que patentó en el año 1992. Este formato expone de manera formidable la filosofía de la casa: diseñar relojes funcionales. A. Lange & Söhne también se caracteriza por ofrecer tornillos azulados, la decoración tipo «rayos de sol de Glashütte», el ajuste de cuello cisne, la platina de tres cuartos desarrollada por el propio Ferdinand Adolph Lange y los minuciosos adornos del puente del volante. De hecho, muy pocas marcas trabajan tan sofisticada y delicadamente sus movimientos.

Los relojes A. Lange & Söhne y sus precios

Un reloj de A. Lange & Söhne es sinónimo de prestigio y alta relojería. Ceñir un reloj Lange en la muñeca es una forma de expresar el gusto por la delicadeza del trabajo manual, la estética clásica y la alta calidad el trabajo alemán. Si desea comprar un exclusivo reloj de lujo, esta casa le ofrece cinco colecciones con piezas en diferentes rangos de precio.
Uno de los primeros modelos tras el renacimiento de la compañía en el año 1990 fue el Lange 1. En pocos años, este reloj ha conseguido convertirse en el buque insignia de la marca. La receta de éxito de este modelo se esconde en la combinación de un diseño con una gran ventana para la fecha con una construcción descentralizada de los diferentes indicadores de la esfera. Un Lange 1 de segunda mano, en buen estado y fabricado en oro amarillo, cuesta alrededor de 17 000 euros, mientras que la versión de oro blanco alcanza los 18 000 euros. Pero, si desea comprar un modelo sin estrenar, debe contar con al menos 23 000 euros. Si la versión de 38,5 mm es muy pequeña para usted, debe echar un vistazo a la versión Grosse Lange 1. Este modelo sin duda, marca tendencia entre los relojes de grandes dimensiones con su caja de 40,9 mm. Estos ejemplares se encuentran en el mercado de ocasión a partir de los 22 000 euros. Los precios de los relojes nuevos empiezan a partir de los 27 000 euros.
Otro de los modelos más apreciados del catálogo es el Datograph. Este reloj incluye una función de cronógrafo para calcular intervalos de tiempo. La gran ventana para la fecha posicionada a las doce forma, junto a las dos subesferas, un triángulo sobre la misma. La marca alemana presentó este reloj por primera vez en el año 1999. Los ejemplares de segunda mano fabricados en platino u oro rosa cuestan aproximadamente 37 000 euros. Para los modelos nuevos debe invertir alrededor de 54 000 euros.
En el año 2009 se lanzó al mercado la colección Zeitwerk. Los modelos mecánicos de esta serie se distinguen por ofrecer una indicación de la hora y los minutos en números decimales a través de dos ventanas similares a la de la visualización de la fecha. Los segundos se trasladan a una esfera inferior. Los A. Lange & Söhne Zeitwerk de segunda mano en buen estado cuestan alrededor de 40 000 euros, mientras que los ejemplares nuevos alcanzan los 54 000 euros.
La colección básica de A. Lange & Söhne es la línea Saxonia. Los precios de algunos modelos usados se encuentran por menos de 10 000 euros. Los ejemplares sin estrenar están disponibles a partir de los 11 000 euros. Los modelos estrella de la colección ofrecen un calendario anual así como una caja de platino por aproximadamente 45 000 euros.

Lange 1: el modelo icónico de A. Lange & Söhne

Después de su presentación en el año 1994, el Lange 1 logró convertirse rápidamente en el modelo más exitoso de la casa. Su gran ventana para la fecha y su indicador de la hora descentralizado son las principales características que destaca este reloj. La visualización de la reserva de marcha es otro elemento estético típico del Lange 1. Este modelo está disponible con una caja de 28,5 o 40,9 mm. Usted tiene la posibilidad de elegir entre el oro blanco, amarillo o rojo de 18 quilates, así como el platino. En el interior late el calibre manual y de manufactura L121.1. Este ofrece 72 horas de reserva de marcha a través de dos barriletes montados en serie. El movimiento aloja en total 368 piezas y 43 joyas. Ocho de los rubíes se encuentran sobre chatones de oro que a la vez están sujetos con tornillos azulados. El calibre L121.1 también luce el puente del volante con adornos grabados. El regulador de cuello de cisne garantiza la precisión del reloj.
Si usted es un aficionado de los indicadores de fase lunar, en esta colección encontrará el reloj perfecto. Para los viajeros frecuentes, A. Lange & Söhne ofrece el modelo Lange 1 Time Zone. Con este reloj es posible visualizar tanto la hora local como la hora de los 24 husos horarios de la Tierra. Además, integra un anillo en el contorno de la esfera con todas las ciudades. Usted puede configurar el segundo huso horario con solo pulsar un botón. En el interior de este modelo se aloja el calibre de cuerda manual L031.1 con una reserva de marcha de 72 horas.
Los modelos más destacados de la colección Lange 1 son los relojes que añaden un Tourbillon y un calendario perpetuo. El inusual diseño de la esfera ofrece una visualización totalmente nueva del calendario perpetuo: los meses se indican a través de un anillo alrededor de la esfera. Generalmente, estos se suelen visualizar sobre una subesfera. A través del anillo con los meses, la casa logra no interponer ninguna de las subesferas y el diseño característico del Lange 1 se mantiene inalterable. Por último cabe destacar que el Tourbillon se puede contemplar a través del fondo visto.
El Tourbillon es un mecanismo desarrollado por el genio de la relojería Abraham Louis Breguet a finales del siglo XVIII. Se trata de una construcción en forma de jaula metálica en la que se aloja el escape y el sistema regulador del reloj. Esta gira una vez por minuto compensando así los efectos negativos de la fuerza de gravedad sobre el reloj. El desarrollo de esta pieza permitió mejorar la precisión de los relojes de bolsillo de la época. A día de hoy, los relojes con Tourbillon son las piezas más precisas del mercado y se consideran una de las grandes obras de la relojería de tradición. El calibre L082.1 oscila en el interior del Lange 1 Tourbillon Perpetual Calender. El rotor central del movimiento automático se fabrica en platino y oro. Además, integra en total 624 piezas y 76 de ellas son joyas. Por si fuera poco, este reloj se puede ajusta con una asombrosa precisión gracias al mecanismo de parada de segundero patentado.

Las características del A. Lange & Söhne Lange 1

  • Gran visualización de la fecha
  • Indicador de la hora descentrado
  • Cajas de oro o platino
  • Modelos con calendario perpetuo y Tourbillon

Grand Complication: la obra maestra de A. Lange & Söhne

El modelo Grand Complication incorpora una gran cantidad de complicaciones. A. Lange & Söhne presentó el reloj en el año 2013. Con un precio de casi dos millones de euros, esta extraordinaria pieza se presenta como uno de los relojes mecánicos más caros del mercado. La producción de un ejemplar tarda alrededor de un año e incluye complicaciones como un calendario perpetuo, un indicador de las fases lunares y cronógrafo ratrapante. Es decir, un cronógrafo que integra dos segunderos y permite cronometrar tiempos parciales. Esta función añade un segundero fulminante —también conocido como foudroyante— cuya aguja completa una vuelta en un segundo, por lo tanto gira de forma más rápida. El desplazamiento se divide en 1/5 de segundo para su lectura.
¡Y esto no es todo! Entre las características técnicas más destacadas del Grand Complication se encuentra la gran sonería. Es decir, es capaz de emitir un sonido de manera automática indicando las horas y los cuartos. A diferencia de la repetición de minutos —integrada también en el Grand Complication—, la gran sonería no tiene que controlarse de forma manual. A. Lange & Söhne ha producido tan solo seis ejemplares de este lujoso y extraordinario modelo.

Las características del A. Lange & Söhne Grand Complication

  • Es uno de los relojes más caros del mercado
  • Su fabricación tarda alrededor de un año y solo existen seis ejemplares a nivel mundial
  • Sus complicaciones son: calendario perpetuo, cronógrafo ratrapante con segundero fulminante, repetición de minutos, gran sonería y función de fases lunares

El origen de A. Lange & Söhne

Ferdinand Adolph Lange nació en 1815 en Dresde y aprendió el oficio de la relojería a la edad de 15 años con el maestro Christian Friedrich Gutkaes. Gutkaes sirvió a la corte real de Dresde entre los años 1842 y 1845. Después de su aprendizaje, Lange pasó algunos años viajando por Europa para perfeccionar sus habilidades con los mejores relojeros de la época. En 1841 volvió a Dresde, donde, junto con Gutkaes, finalizó el célebre reloj de cinco minutos de la ópera de Semper. Este disponía de un indicador decimal y era legible desde cualquier butaca.
El zar ruso Alejandro II perteneció a la exclusiva clientela de Ferdinand Adolph Lange. Esta noble personaje quedó tan fascinado con el reloj de bolsillo que envió un broche de diamantes a Lange. El relojero alemán se sintió tan halagado que se tomó una foto con el regalo y se la envió al zar.
En el año 1845, Lange fundó la fábrica de relojes de bolsillo en Glashütte, una pequeña ciudad alemana situada a unos 20 km al sur de Dresde. A inicios del siglo XIX, esta localidad sajona gozó de gran prosperidad económica gracias a la explotación de sus recursos minerales. Sin embargo, tras la extracción, llegó una devastador periodo de desempleo para sus habitantes. Esta situación obligó al gobierno sajón ha atraer otro tipo de industria a la región. Lange propuso al gobierno abrir las puertas a la relojería como lo hicieron algunas localidades suizas. Para ello, Lange quiso enseñar la labor a 15 ex mineros. Al cabo de unos años, estos podrían realizar el trabajo de manera independiente y más tarde convertirse en proveedores; una práctica que ya había demostrado su valía en la región suiza de Vallée de Joux. El gobierno sajón eligió la ciudad de Glashütte como la población más adecuada para facilitar a Lange un préstamo e iniciar su negocio.
En pocos años Lange alcanzó su objetivo: su aprendices fundaron empresas proveedoras, logró que otros relojeros se establecieran en la ciudad de Glashütte y consiguió abrir una escuela de relojería. La ciudad floreció y con el tiempo se transformó en el centro de la relojería alemana que se distinguió por producir piezas de la más alta calidad. No cabe duda que Ferdinand Adolph Lange fue el responsable de sembrar la semilla del arte relojero en Glashütte que, a día de hoy, deslumbra por su alta calidad y prestigio mundial.