4.782 relojes para "

Longines

"
1 - 30 de 4.782 resultados
Vista
Ordenar por

En Chrono24 encontrará en total 3.036 relojes nuevos Longines y 1.568 relojes Longines de segunda mano.

Longines: elegancia, tradición y alto rendimiento

Longines es la marca registrada más antigua de la historia de la relojería. Fundada en el año 1832, esta casa suiza se distingue por haber marcado un antes y un después en el ámbito de la aviación y del cronometraje de eventos deportivos.

A lo largo de sus 180 años de historia, la casa relojera Longines se ha caracterizado por ser una marca pionera en el ámbito del cronometraje de alta precisión. Desde finales del siglo XIX cronometra oficialmente varios eventos ecuestres con sistemas que proporcionan datos sobre la ubicación de los caballos en tiempo real y que tan solo cuentan con un margen de error de 5 cm. Actualmente, Longines también patrocina competiciones de esquí, gimnasia y tenis en las que la alta fiabilidad de los relojes juega un papel determinante. Las innovaciones tecnológicas en el ámbito deportivo profesional también se han incorporado a los relojes de pulsera de esta casa suiza. Su catálogo presenta una amplia selección de relojes para hombre y mujer en un total de cinco colecciones que se distinguen por un diseño elegante y tradicional: Elegance (Elegancia), Watchmaking Tradition (Tradición relojera), Equestrian, Sport (Deportes) y Heritage.

Relojes Longines: estilos clásicos y deportivos

Pensada para satisfacer las exigencias de los atletas, la línea más deportiva de la casa pertenece al catálogo desde el año 2007. Robusta, precisa y funcional, así es la colección HydroConquest que deslumbra a los amantes de los deportes con biseles giratorios unidireccionales para inmersiones seguras, y agujas e índices recubiertos de Superluminova para una perfecta legibilidad en la oscuridad. Por otro lado, la colección Conquest ofrece cronógrafos de tres agujas capaces de medir centésimas de segundo, y presenta piezas con función GMT que, como no, permiten a los viajeros frecuentes la lectura de doble uso horario. En la Master Collection, Longines deleita a los amantes de la relojería con piezas excepcionales. Desde el 2005, la casa desarrolla relojes mecánicos de cuerda manual y automática con un alto grado de tradición que evoca el valor de las innovaciones técnicas alcanzadas a lo largo de su historia. La colección presenta relojes técnicamente complejos que ofrecen una función de cronógrafo, así como una indicación de la fecha, el día, el mes y las fases lunares. El diseño clásico y elegante de estos relojes también forma parte de la estética de los modelos de la colección Heritage. Una línea de relojes inspirada en el pasado y que reúne las características más importantes de los relojes de bolsillo del siglo XIX, así como relojes vintage de aviador, e incluso cronógrafos deportivos que homenajean las inolvidables décadas de los sesenta y setenta.

Una variada selección de relojes para mujer

La colección Elegance se distingue por ofrecer una estética delicada con líneas suaves y atemporales que seduce los gustos femeninos. La serie DolceVita deslumbra con relojes de cajas rectangulares fabricadas en materiales preciosos como el oro rosa de 18 quilates. La colección PrimaLuna cautiva con cajas que siguen líneas redondas y utiliza el acero inoxidable o versiones bicolor especialmente sofisticadas. Con cajas ovaladas, la colección Symphonette aúna estilos clásicos y modernos. Por último, la colección femenina Equestrian rinde un homenaje al vínculo de Longines con la hípica. Las asas de estos modelos son un rasgo característico único semejante a las argollas de enganche de los relojes de bolsillo fabricados por Longines en el pasado.

Longines: tradición y elegancia desde 1832

La historia de esta casa relojera se remonta al verano del año 1832 cuando el joven comerciante, Auguste Agassiz, se trasladó a la pequeña ciudad de Saint-Imier para trabajar en la empresa «Comptoir Raiguel Jeune». Un negocio que comercializaba piezas de relojes y las vendía posteriormente a relojeros y artesanos para que continuaran con el montaje y acabado de las piezas. Una vez ensamblados, las empresas comercializadoras se hacían cargo de vender los relojes. Este modelo de negocio fue muy popular y lucrativo en aquella época. La empresa a la que Agassiz se había asociado también empezó a ver los frutos del exitoso negocio, y en 1846 tomó las riendas de la firma. Sin embargo, sus problemas de salud le obligaron a buscar pronto un sustituto, y vio en su sobrino, Ernest Francillon, el potencial necesario para unirse a la empresa en el año 1852.
Tras un breve periodo de tiempo, Francillon se puso al frente del negocio, y, con Agassiz de asesor, el joven se dio cuenta rápidamente que el modelo de negocio, tal y como se conocía, no tenía futuro. Francillon decidió empezar a fabricar en serie, y para ello adquirió una parcela a la orilla del río Suze en el año 1866. Este lugar llamado «Les Longines» ("campos largos") era perfecto para construir la fábrica. En 1867, Francillon inauguró la planta de producción y en el mismo año presentó el primer movimiento de la casa conocido como 20A. El calibre manual disponía de un sistema de remontuar en el pendiente, así como un escape de áncora y una función de puesta en hora por pulsador. Este novedoso modelo fue presentado y galardonado en la Exposición Universal de París en 1867.
Con el paso del tiempo, Longines mejoró sus procesos de producción impulsados por su director técnico Jacques David. La visión de futuro y el compromiso de trabajo de Francillon y David contribuyó al prestigio de la marca que continúo evolucionando. La mecanización de los procesos permitió a la casa fabricar movimientos de cronógrafo e instrumentos de medición de tiempo a finales del siglo XIX. De esta manera, Longines no solo logró aumentar la producción, sino que además, empezó a introducir los primeros controles de calidad.

La primera marca registrada de la historia

Desde el año 1867, Longines graba su logotipo —un reloj de arena con dos alas laterales—, así como el nombre de la marca en todos sus relojes manufacturados. Este procedimiento certifica la calidad de sus piezas y sirve de garantía ante falsificaciones. En el año 1880, la casa registró la marca en la Oficina Federal de la Propiedad Intelectual, y, nueve años más tarde, inscribió el logotipo. Actualmente, Longines presume de ser la marca más antigua —aún en actividad y sin haber sufrido cambios— en estar registrada en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). Es decir, Longines es incluso más antigua que la marca Coca-Cola o Ford, registradas en los años 1893 y 1903, respectivamente. A diferencia de estas dos prestigiosas marcas, la casa relojera suiza siempre ha grabado el logo en el interior de sus piezas. A mediados del siglo XX, después de la Segunda Guerra Mundial, Longines empezó a incluir su logotipo de manera visible en las esferas de sus relojes.
La razón por la que Francillon eligió el logotipo del reloj de arena con alas laterales se desconoce. Algunos consideran que probablemente el reloj de arena fue elegido como un simbólico elemento que acompaña la humanidad desde sus inicios, mientras que las alas aluden a la idea de alzarse al vuelo señalando progreso, libertad y creatividad. De esta manera, se cree que la compañía hace referencia a uno de sus mayores logros: la creación de instrumentos de navegación de gran fiabilidad y precisión para los pilotos. ¡Un hito en la historia de la relojería!

Sobre el Atlántico y participando en eventos deportivos

En el año 1919, Longines se convirtió en el proveedor oficial de la Federación Aeronáutica Internacional. Ocho años más tarde, en 1927, el piloto norteamericano Charles A. Lindbergh realizó el primer vuelo trasatlántico sin escala entre París y Nueva York. Longines fue la encargada de medir el tiempo de vuelo. Tras esta histórica hazaña, la casa relojera empezó a trabajar conjuntamente con Lindbergh para desarrollar un reloj de aviación con mecanismo de navegación. Junto con un sextante y un almanaque náutico, el reloj de Ángulo Horario de Lindbergh fue capaz de calcular la latitud y la longitud, así como determinar la situación geográfica exacta.
Además de la aviación, otra de las grandes pasiones de la casa Longines es el cronometraje de eventos deportivos, sobre todo los relacionados con la hípica. El vínculo de Longines con los deportes ecuestres se remonta al año 1886, un periodo en el Longines puso a disposición de la competición neoyorquina una serie de relojes para cronometrar las carreras de caballos. Actualmente, la marca participa y patrocina eventos y competiciones de diferentes disciplinas entre las que se encuentran las carreras planas, los saltos de obstáculos, las carreras de raid o los concursos completos de equitación a nivel mundial. En el año 1954, Longines desarrolló su primer reloj de cuarzo que batió una serie de récords de precisión en el Observatorio de Neuchâtel. Esta casa también creó otro instrumento de medición altamente preciso conocido como Chronocinégines que incluía una cámara de 16 mm y era capaz de producir 100 imágenes por segundo permitiendo capturar el momento exacto en el que los atletas cruzaban la línea de meta. En 1964, los Chronocinégines fueron utilizados para registrar el récord de Donald Campbell y sus 648 km/h de velocidad a bordo del famoso coche de carreras Bluebird.

Longines: precisión, elegancia y tradición

Gracias a sus innovaciones y a su excelente desempeño en la fabricación y el desarrollo de relojes y cronógrafos precisos y fiables, Longines ha conseguido hacer historia en el ámbito de la relojería. Esta marca suiza destaca por haber revolucionado los sistemas de producción, y haber continuado su brillante carrera creando instrumentos especiales para la aviación, así como relojes para cronometrar competiciones deportivas profesionales. Desde 1983, Longines forma parte del Grupo Swatch y aprovecha los beneficios de pertenecer a una élite que le ofrece la posibilidad de invertir en I+D sin renunciar a los valores que han marcado la historia de la casa. Con su eslogan "Elegance is an attitude", Longines aúna tradición, belleza y elegancia para crear piezas estéticamente delicadas y técnicamente eficaces.

Principales modelos de Longines
Master Collection | Conquest | HydroConquest | DolceVita | Conquest Classic | PrimaLuna