6.866 relojes para "

TAG Heuer

"
1 - 30 de 6.866 resultados
Vista
Ordenar por

En Chrono24 encontrará en total 4.864 relojes nuevos TAG Heuer y 1.857 relojes TAG Heuer de segunda mano.

TAG Heuer: Vanguardia suiza desde 1860

Con más de 150 años de historia, la casa TAG Heuer fabrica relojes y cronógrafos de alta precisión. Su búsqueda por la perfección y la innovación han revolucionado la industria de la relojería, que siempre ha estado ligada al ámbito deportivo.

La marca relojera TAG Heuer siempre se ha distinguido por mantener una estrecha relación con el deporte. Esta casa suiza ha creado los relojes y cronógrafos más precisos del mercado, y goza de un prestigio en el que la fiabilidad constituye los principios de la marca. Desde la creación del primer cronómetro en el año 1882 hasta el desarrollo de los cronógrafos más modernos e innovadores, TAG Heuer busca siempre romper barreras y subir al podio de la excelencia y la superación técnica. Así lo puso de manifiesto Steve McQueen en la mítica película "Las 24 horas de Le Mans" del año 1970 en la que rodó las escenas con un inconfundible TAG Heuer Monaco de caja cuadrada ceñido a su muñeca. Este icónico reloj de esfera azul marino dio una vuelta de tuerca inesperada a su destino con esa participación cinematográfica, convirtiéndose en toda una leyenda. Actualmente, la casa relojera con sede en la localidad de Chaux-de-Fonds es una de las marcas suizas más prestigiosas entre los pilotos de coches de carreras como Ayrton Senna o Bruce McLaren quienes confiaron en las prestaciones técnicas de modelos como el Carrera. Incluso el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama llevó un TAG Heuer de la colección Aquaracer durante su periodo como senador. También españoles como el piloto de Fórmula 1, Fernando Alonso, o el director, productor y guionista gallego, Rodrigo Cortés, han sido embajadores de la marca suiza.

TAG Heuer Monaco: el reloj cuadrado más icónico de la marca

TAG Heuer presentó el Monaco en el año 1969, dos años antes de su estreno en la película Le Mans. Una obra de acción inspirada en la competición de Porsche y Ferrari en la carrera de resistencia "24 Horas de Le Mans". Desde entonces, el TAG Heuer Monaco del actor protagonista Steve McQueen se ha convertido en un icónico reloj codiciado por los coleccionistas. Su caja cuadrada es la seña de identidad que rompió los esquemas estéticos de la época. En su interior latía el Calibre 11, el primer movimiento automático con función de cronógrafo del mercado. Desarrollado en el año 1965 en colaboración con las casas especializadas en crear y diseñar complicaciones relojeras, Breitling, Büren y Dubois Dépraz, Heuer invirtió un total de 500 000 francos suizos en la concepción de esta pieza cuadrada que también destacaba por su impermeabilidad.

TAG Heuer Carrera: El cronógrafo que ha devorado el asfalto

La colección Carrera es una de las más conocidas y exitosas de la casa suiza que guarda una historia intrépida y apasionada. Jack Heuer, bisnieto del fundador de la compañía Edouard Heuer y gran aficionado de los deportes de motor, jugó un papel determinante en la historia de la marca. En el año 1962, fue invitado para asistir a las 12 Horas de Sebring, una carrera de resistencia disputada en el autódromo de Florida, Estados Unidos. Heuer puso a disposición de la organización cronómetros de la más alta precisión, y participó en las carreras como cronometrador oficial. En 1962, los hermanos mejicanos Pedro y Ricardo Rodríguez fueron los protagonistas de la carrera. En los boxes, la familia Rodríguez entabló amistad con Jack Heuer y tuvieron la oportunidad de recordar las intrépidas anécdotas de la Carrera Panamericana celebraba Méjico. Tras su vuelta a Suiza, Heuer quedó tan absolutamente deslumbrado con el término «carrera» que decidió nombrar la colección de cronógrafos, la colección Carrera.
En el año 1963, Heuer lanzó la nueva serie de relojes Carrera equipados con el calibre de cuerda manual Valjoux 72. En 2010, la manufactura suiza empezó a alojar el «Calibre 1887», de propia creación, en sus modelos, cuya construcción se basó en la del calibre 6S78 de la casa Seiko. El modelo Carrera de la década de los sesenta se distinguió por presentar una caja redonda con un bisel interior de 45 grados y divisiones de 1/5 segundos que aumentaba el tamaño de la visualización en 2 mm para facilitar su lectura. Las subesferas con el pequeño segundero, y los totalizadores de 30 minutos y 12 horas, fueron colocados de tal manera que transmitían una visión tridimensional. La ausencia de una escala taquimétrica o telemétrica ofreció más claridad y limpieza en la esfera. Su diseño elegante y perfectamente legible no solo se adaptó a las exigencias de los pilotos, este cronógrafo también logró marcar tendencia entre los relojes de vestir.
Actualmente, la colección ofrece cronógrafos y una amplia selección de relojes con tres agujas y función de cronómetro. Además, su diseño sigue manteniendo el espíritu deportivo de la casa.

TAG Heuer Aquaracer: el reloj profesional de los deportes acuáticos

Los TAG Heuer ofrecen confort, elegancia y funcionalidad dentro y fuera de los circuitos de carreras. La colección Aquaracer es, sin duda, la que mejor expone estas características. De por sí, su nombre nos revela que la colección está estrechamente unida a los deportes acuáticos: modelos con o sin función de cronógrafo, y diseños que guardan una enorme similitud con los rasgos más distintivos de los relojes de buceo de las casas Omega o Rolex. En el año 2009, TAG Heuer lanzó la edición limitada Aquaracer 500M en la que el actor Leonardo DiCaprio se convirtió en el embajador de la marca y recaudó fondos para la defensa medioambiental.

En búsqueda de la perfección

La historia de TAG Heuer empezó en el año 1860 cuando Edouard Heuer, un joven relojero de apenas 20 años, fundó un pequeño taller de relojería en la localidad suiza de Saint-Imier. Su afán por elaborar relojes extremadamente fiables y precisos se convirtió en la seña de identidad de la empresa que, tras cuatro años de incesante trabajo, empezó a dar sus frutos. Heuer decidió entonces trasladarse a la ciudad de Bienne donde continúo desarrollando el negocio hasta que consiguió tener una gran influencia en la historia de la relojería con el primer movimiento de cronógrafo patentado en el año 1882, y la invención del piñón oscilante en 1887, cuyo mecanismo asociado a la rueda de pilares acopla los engranajes, proporcionando suavidad y precisión en el arranque.
En el año 1902, Charles y Jules Heuer tomaron el relevo de la dirección de la empresa y centraron su atención en la producción industrial de piezas específicas como el «Time of Trip», el primer cronógrafo integrado en los salpicaderos de coches y aeronaves en el año 1911. Este novedoso instrumento de medición del tiempo, presentaba un diámetro de 11 cm, una aguja para visualizar la hora, y otras dos pequeñas que indicaban el tiempo de viaje transcurrido en 12 horas.
En 1916, Heuer volvió a sorprender a la industria relojera con la presentación del «Mikrograph», un cronógrafo de mano capaz de medir el tiempo en centésimas de segundo. ¡El más rápido jamás construido! Su extraordinaria frecuencia de 360 000 alternancias por hora (a/h), es decir 50 Hz, se posicionó entre los cronógrafos de última tecnología más codiciados del momento. Es más, este instrumento tan innovador para la época se distinguió por ser elegido tres veces consecutivas como el cronometrador oficial de los juegos olímpicos.
A principios de la década de los treinta, Heuer lanzó el sucesor del «Time of Trip» llamado Autavia. Un instrumento de medición que contrajo las palabras "aviación" y "automóvil" en el nombre, y se caracterizó —como su antecesor— por acoplarse a los salpicaderos de aviones y coches para medir el transcurso del tiempo. El Autavia contaba con una aguja central para los segundos y dos totalizadores de 60 minutos y 12 horas, muy similar al Hervue que disponía de un movimiento Revue Thommen con una reserva de marcha de ocho días. En el año 1962, 30 años después del lanzamiento del Autavia, TAG Heuer presentó el cronógrafo de pulsera bautizado con el mismo nombre.

Fusiones y nuevos propietarios

En enero de 1964, la empresa familiar Ed. Heuer & Co. SA se fusionó con Leonidas Watch Factory Ltd. La compañía no sufrió ningún cambio a nivel estructural y la familia Heuer continúo dirigiendo el negocio. La crisis del cuarzo trajo consigo momentos muy duros para los Heuer quienes se vieron obligados a darle un giro al catálogo suspendiendo la producción de relojes mecánicos reemplazándolos por piezas de cuarzo como el modelo Chronosplit. En 1982, el entonces director, Jack Heuer, vendió sus acciones y, entre 1982 y 1985, la casa Piaget se puso al frente de la compañía. En el año 1985, «Techniques d’Avant Garde (TAG)» adquirió la empresa añadiendo TAG al nombre de la marcaen el año 1988. En 1996, Tag Heuer SA empezó a cotizar en bolsa y actualmente, pertenece al grupo francés líder en la venta de artículos de lujo LVMH (Moët Hennessy Louis Vuitton SA).

La excelencia de la alta precisión ceñida a la muñeca

TAG Heuer batió el récord de precisión con el Carrera Calibre 360, una pieza tan precisa que presentaba unas características similares al Mikrograph del año 1916. El reloj lanzado en el 2006 contaba con dos movimientos: uno para visualizar la hora, y otro para el cronógrafo. El movimiento principal era un ETA 2892 con certificado oficial de cronometría, y el módulo de cronógrafo adicional disponía de un contador de 30 minutos, una función flyback, y, además, ofrecía la misma frecuencia que el cronógrafo de mano «Mikrograph», es decir 360 000 a/h. Un récord asombroso para relojes de pulsera que la marca lideró hasta el año 2012. Seis años más tarde, la casa volvió a superarse a sí misma con el prototipo del «Mikrotimer Flying 1000» capaz de medir una milésima de segundo. Dotado de dos engranajes independientes, esta extraordinaria pieza reduce la pérdida de energía y consigue optimizar la precisión del cronógrafo de forma asombrosa sin perturbar el funcionamiento del reloj. La innovadora combinación permite al escape del reloj oscilar a 28 000 a/h (4Hz), mientras que el sistema del cronógrafo alcanza una sorprendente frecuencia de 500 Hz, es decir, 3,6 millones de alternancias por hora. Y, por si fuera poco, el afán de esta casa suiza por buscar la perfección no tiene límites: el «TAG Heuer Carrera Mikrogirder » supera a todos los otros modelos y es capaz de medir el tiempo con una precisión de 5/10 000a de segundo. Una innovación que abre la ventana a una nueva era en el ámbito de la relojería de precisión.

TAG Heuer: "Don't Crack Under Pressure"

Ninguna otra marca relojera ha estado tan comprometida con los deportes de motor como TAG Heuer. Hasta la fecha, ha patrocinado y colaborado en multitud de eventos deportivos. Desafiando el convencionalismo, esta casa suiza ha revolucionado la industria tradicional relojera con una visión de futuro sin precedentes. A lo largo de su historia, siempre se ha caracterizado por marcar hitos y romper la barrera de lo imposible. Con su eslogan "Don't Crack Under Pressure", TAG Heuer pone de manifiesto que la alta precisión, la calidad y la innovación tecnológica son los valores con los que trabaja para ganar la carrera de alto rendimiento y subirse al podio de la excelencia en el ámbito de la innovación relojera.

Principales modelos de TAG Heuer
Carrera | Aquaracer | Monaco | Formula 1 | Link | Kirium | SLR | Connected | Silverstone