8.817 relojes para "

Patek Philippe

"
Marca
Modelo
Precio
Diámetro
Año
Lugar
Más
Your selection

Your selection

Your selection

Sorry, your search did not match any items
Your selection

Sorry, your search did not match any items
Your selection

Sorry, your search did not match any items
Basic information
Tipo de reloj
Referencia
Más...
Nuevo/usado
Disponibilidad
Género
Estado
Más...
Volumen de suministro
Characteristics & functions
Cuerda
Material de la caja
Más...
Esfera
Más...
Cristal
Más...
Funciones
Más...
Alto
Más...
Material luneta
Más...
Esfera con números
Resistente al agua
Más...
Otros
Más...
Correa
Material de la correa
Más...
Ancho de correa
Más...
Color de la correa
Más...
Material de cierre
Más...
Cancelar

Ordenar por

Patek Philippe 1543 Calatrava Fancy Lugs, box+papers Patek Philippe 1543 Calatrava Fancy Lugs, box+papers ES 134 2008 8.900 

Patek Philippe: el prestigio de la excelencia

Considerados como los mejores del mundo, los relojes de la casa ginebrina Patek Philippe se distinguen por ofrecer lujo, tradición e innovación. La marca ostenta más de 80 patentes de sus inventos que han marcado hitos en la historia de la relojería.

Con una selección de más de 200 modelos, Patek Philippe se caracteriza por ofrecer relojes especialmente clásicos y conservadores. Además del acero inoxidable, los materiales preciosos que juegan un papel determinante en el catálogo de esta casa relojera suiza son el oro blanco, amarillo y rosa.
Patek Philippe es una de las pocas marcas de la alta relojería que han sido capaz de mantener su independencia. La compañía continúa en manos de una sola familia que ha trabajado durante décadas para hacer historia en el ámbito de la relojería desarrollando piezas que aúnan tradición e innovación. Su búsqueda de la excelencia goza de gran prestigio entre los amantes de las relojería y los profesionales del sector. Esta manufactura fabrica sus relojes con total independencia y exclusividad, dos valores que también comparte su rival más directo, la casa Rolex.

Una corona y una reina: la clave de éxito de Patek Philippe

La fascinante historia de esta casa se remonta al año 1839 cuando el polaco Antoni Patek emigró a Ginebra y empezó a fabricar relojes de bolsillo. Seis años más tarde conoció al francés Adrien Philippe, un joven de gran talento que adquirió la pasión por la relojería gracias a su padre, también relojero. Adrien Philippe puso de manifiesto su ingenio y su pasión por la relojería mecánica con la invención de la corona en el año 1844. Un instrumento que permitió prescindir de la necesidad de utilizar una llave adicional para dar cuerda a los relojes. Patek quedó tan absolutamente fascinado con el talento de Philippe que ambos decidieron asociarse en el año 1845. En 1851, se registró oficialmente la sociedad, que desde ese entonces conocemos como Patek Philippe & Co.
Los recién asociados participaron en la Gran Exposición de Londres del año 1851 donde lograron captar la atención de una de sus clientas más ilustres. La reina Victoria adquirió dos relojes de Antoni Patek y Adrien Philippe: uno para ella y otro para su marido el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha. Desde entonces, la casa real italiana y la danesa también entraron en la lista de la distinguida clientela de la casa relojera. Además, durante un viaje a los Estados Unidos, Patek y Philippe firmaron un contrato en el que enviaron 130 relojes a la prestigiosa joyería neoyorquina Tiffany & Co. En el año 1902, la casa adquirió la patente del primer cronógrafo con función rattrapante, y en 1925 presentó el primer reloj de pulsera con calendario perpetuo.

A la búsqueda de las grandes complicaciones

Se necesitaron tres años de investigación y cinco años de fabricación para presentar el reloj más "complicado del mundo". El Henry Graves Supercomplication, un reloj de oro de 18 quilates fabricado en el año 1933, fue encargado por el banquero americano y amante de la relojería Henry Graves Jr. Graves con el fin de competir con James Ward Packard por la adquisición del reloj más complicado de la época. El fundador de la fábrica de coches de lujo Packard Car Company era otro apasionado coleccionista que poseía 25 relojes de la casa Patek Philippe, y, al igual que Graves, ambicionaba tener las joyas relojeras más exclusivas del mundo en sus manos. El desafío y la particular competición de estos ricos coleccionistas finalizó con el lanzamiento del Supercomplication, un joya compuesta por un total de 920 piezas únicas que asombró al mundo entero con sus 24 funciones. Entre ellas incluía un calendario perpetuo, un carillón Westminster, la salida y puesta del sol, así como el cielo de Nueva York tal y como Graves lo podía ver desde su apartamento en la Quinta Avenida. Graves pagó 60 000 francos suizos por el reloj, lo que actualmente equivaldría a 200 000 dólares. Sin embargo, en noviembre de 2014, este extraordinario reloj de bolsillo se subastó por nada más y nada menos que 24 millones de dólares (récord de subasta). Sin lugar a duda, el Supercomplication fue el reloj mecánico más complejo, técnicamente hablando, construido en la historia. No obstante, en el año 1989, con motivo de la celebración del 150 aniversario, la casa Patek Philippe presentó el calibre 89. Una pieza aún más complicada que el Supercomplication con 1728 piezas minuciosamente alojadas en su interior. Aunque estas joyas relojeras se distinguen por su excepcionalidad, cabe señalar que Patek Philippe se ha convertido en un referente de la creación de piezas históricas codiciadas actualmente por los coleccionistas a nivel mundial.

Patek Philippe Calatrava: icono de la funcionalidad Bauhaus

Presentada en el año 1932, la colección más emblemáticas de la casa Patek Philippe es la colección Calatrava. Seducidos por los nuevos movimientos artísticos de la época, los diseñadores de la casa ginebrina plasmaron en sus piezas la sencillez y el minimalismo que revolucionó la escena relojera del momento. El estilo Bauhaus perseguía la idea de eliminar cualquier tipo de elemento superfluo prestando especial atención a la función. Siguiendo la filosofía del «menos es más», la colección Ellipse d'Or también se caracteriza por presentar una estética austera con relojes de dos agujas, una esfera totalmente limpia, y un movimiento ultra delgado. También la colección Gondolo con sus cajas cuadradas dirigidas al público masculino, y las caja tipo Twenty~4® para las mujeres, son series especialmente elegantes y exclusivas.
En la colección Complicaciones, la casa presenta relojes que, como su propio nombre indica, ofrecen varias funciones añadidas entre las que encuentran la fase lunar, la hora mundial o un indicador de la reserva de marcha. Sin embargo, Patek Philippe da un paso más adelante con relojes técnicamente más complejos en la colección Grandes Complicaciones que incluye modelos con sonería, Tourbillon o calendario con años bisiestos. Este tipo de funciones mecánicas requieren gran destreza, precisión y pasión. Por este motivo, los relojes Patek Philippe son un ejemplo de maestría, vocación y respeto por la tradición relojera. Cabe destacar que otras firmas que también deslumbran con su know-how y legado histórico son las casas Blancpain y Breguet.

Los mejores relojes del mundo

Las colecciones Nautilus y Aquanaut se caracterizan por ofrecer una resistencia al agua de 120 m. Ambas presentan una estética moderna que se desmarca un poco de la línea habitual de la casa. A pesar de que intentan mantener la sobriedad en la mayoría de sus modelos, Patek Philippe incluye relojes extravagantes como el Nautilus de oro blanco completamente engastado de 1700 diamantes. Un lujo que comparte el mismo rango de precio de un Rolls-Royce.
Dos década después del lanzamiento de la colección Nautilus, Patek Philippe lanzó la serie Aquanaut. Contemporáneos y deportivos, estos relojes cautivaron a grandes estrellas de la música como Paul McCartney y Ringo Starr de los Beatles, e incluso a personalidades como el Dalai Lama, quien recibió un cronógrafo del presidente estadounidense John F. Kennedy. También actores como Brad Pitt o George Clooney han lucido un Patek Philippe en sus muñecas.

Silicio en los calibres de manufactura

Aunque la marca ginebrina cuenta con algunos relojes de cuarzo en su amplio catálogo, la casa Patek Philippe siempre se ha caracterizado por ser pionera en la investigación y el desarrollo en el ámbito de la relojería mecánica. Sus calibres de manufactura se distinguen por guardar grandes inventos en su interior como el volante-espiral conocido como Gyromax: un sistema de regulación patentado en el año 1949 que utiliza contrapesos colocados sobre el aro del volante permitiendo variar la inercia y aumentar la precisión del reloj. De esta manera, Patek Philippe reemplaza los sistema mediante raqueta y deja la espiral libre. Desde el 2005, la casa relojera utiliza Silinvar para fabricar la rueda de escape de los relojes. Este material basado principalmente en el silicio es antimagnético, altamente robusto ultraligero y no necesita lubricación. En 2006, Patek Philippe lanzó la espiral Spiromax, también elaborada en Silinvar. En 2009, la marca presentó su propio sello de calidad con el objetivo de ofrecer mayor garantía en todos sus relojes mecánicos. Con este nuevo sello, la manufactura dejó de certificar la calidad de sus relojes a través del Sello de Ginebra. Creado en 1886, los criterios del Sello de Ginebra aseguran la calidad los relojes fabricados en el cantón de Ginebra. Este sello se caracteriza por certifica movimientos de manera individual. Por el contrario, el Sello Patek Philippe solo tiene en cuenta el producto final, es decir las características completas del reloj.

Patek Philippe: el valor de la perfección y la exclusividad

Con el eslogan "Inicie su propia tradición" la casa Patek Philippe pone de manifiesto su vocación por la manufactura y su respeto por la tradición. Esta marca ginebrina totalmente independiente se distingue por buscar nuevas formas de innovar y desarrollar piezas perfectas que, generación tras generación, han logrado dejar una huella en la historia de la relojería. Con relojes clásicos y atemporales en armonía con la alta calidad y la funcionalidad, Patek Philippe despierta la admiración de los coleccionistas que aprecian la belleza de la relojería mecánica y el saber hacer de los relojeros suizos.