09/08/2018 | Modificado el: 22/06/2023
 5 minutos

El reloj de cuarzo: fundamentos y funcionamiento

De Tim Breining
Nomos automatic movement

Cualquiera que se esté adentrando en el mundo de los relojes de lujo se topará rápidamente con la delimitación entre los relojes mecánicos y los relojes de cuarzo. Asimismo, es inevitable que su recorrido le lleve por la historia de la terrible «crisis del cuarzo», que no puede faltar en ningún relato sobre el auge, caída y renacimiento del reloj mecánico como símbolo de estatus.

Hoy en día, se tiende a degradar el reloj de cuarzo al papel de un reloj barato fabricado para las masas, quienes conceden poco valor a la historia y la complejidad mecánica. Pero lo cierto es que también hay modelos de alta gama impulsados por calibres de cuarzo. Y, al contrario, los artículos baratos con movimientos mecánicos producidos en masa no son ninguna rareza. ¡Cada caso es diferente!

En el momento de su introducción al mercado, la tecnología de cuarzo se consideraba exclusiva y superior a la de los relojes tradicionales. De hecho, lo es, siempre y cuando lo único que se compare sea el rendimiento. Existen razones técnicas concretas para esta superioridad, al igual que razones emocionales por las que los relojes de cuarzo tuvieron dificultades para extenderse en el segmento de alta gama. Pero empecemos por el principio.

¿Qué es exactamente un reloj de cuarzo?

La división existente entre relojes mecánicos y relojes de cuarzo sugiere que dichas tecnologías deben diferenciarse a un nivel elemental. En parte, es así, pero existen paralelos claros en su modo de funcionamiento básico. No tiene mucho sentido preguntarse por la esencia de un reloj de cuarzo sin al menos haber interiorizado los aspectos fundamentales de un reloj mecánico.

Ein Quarzwerk der 1980er-Jahre
Un calibre de cuarzo de los años 80.

En otro artículo ya hemos presentado los fundamentos y el modo de funcionamiento de los relojes mecánicos. Le invitamos a leerlo para complementar sus conocimientos, pues aquí nos vamos a limitar a aquellos aspectos de los relojes mecánicos que sean imprescindibles para comprender los relojes de cuarzo.

Un reloj mecánico requiere los siguientes componentes para funcionar y ser apto para el uso práctico:

  • Un dispositivo de almacenamiento de energía para alimentar el reloj.
  • Un órgano regulador para establecer el ritmo del reloj.
  • Un tren de rodaje para transmitir y transformar fuerzas.
  • Un escape, que es el vínculo entre el órgano regulador y el tren de rodaje.
  • Un indicador o visualizador que permite leer la hora.

Veamos ahora cómo se lleva a cabo cada una de estas funciones en un reloj de cuarzo.

¿Cómo almacena energía un reloj de cuarzo?

En lo que respecta a la reserva energética, seguramente la mayoría de la gente sepa que, en un reloj de cuarzo, está tarea la lleva a cabo una pila o batería. Las pilas tienen la ventaja de ser componentes estándar disponibles de forma generalizada, que incluso los legos en la materia pueden cambiar con algunas herramientas y un poco de práctica. Es totalmente normal que duren varios años. Las baterías se encuentran sobre todo en los relojes solares. Difieren según el fabricante y son difíciles de cambiar, aunque esto solo es necesario en caso de que presenten algún defecto, pues se recargan con la luz solar.

Erschwinglicher Bestseller aus dem Hause Casio: Die Kollektion GA-2100
La colección GA-2100: un éxito de ventas asequible de la casa Casio.

El cristal de cuarzo: el corazón que marca el ritmo del reloj de cuarzo

Las cosas se ponen realmente interesantes con el órgano regulador. En un reloj de cuarzo, este no solo es el corazón del reloj, sino también el componente que le confiere su nombre: un cristal de cuarzo con una forma definida con exactitud. Estos cristales de cuarzo tienen la capacidad de vibrar a una frecuencia específica cuando se les aplica una tensión. En el caso de los relojes de pulsera, suele ser de 32 768 hercios, es decir, 32 768 alternancias por segundo. También son posibles otras frecuencias, pero debería ser siempre una potencia de base dos. Esto se debe a que esa oscilación de alta frecuencia ha de poderse dividir por dos (electrónicamente) las veces necesarias hasta alcanzar una única señal por segundo. Esto es ideal para controlar los motores de las agujas.

¿En qué se diferencian los relojes de cuarzo y los relojes mecánicos?

Precisamente en este ámbito se observa una diferencia elemental frente a los relojes mecánicos: las manecillas del reloj están controladas mediante señales emitidas cada segundo a partir de la vibración del cristal de cuarzo. No hay ningún escape, es decir, conexión mecánica entre el regulador de la marcha y la reserva de energía, lo que hace superflua la presencia de un tren de rodaje con sus ruedas dentadas y sus cojinetes. De modo que hay muchas menos fuerzas involucradas y se genera mucha menos fricción.

En su lugar, un motor paso a paso controla directamente los indicadores, es decir, las agujas analógicas del reloj de cuarzo. Como alternativa (también más eficiente), una pantalla de cristal líquido puede servir de indicador digital. El principio técnico de medición del tiempo, no obstante, sigue siendo el mismo.

Además, los cristales de cuarzo se encuentran entre los osciladores más eficientes que existen: apenas son sistemas oscilantes amortiguados y, por tanto, tan solo requieren de un aporte energético mínimo para continuar oscilando. Esto, junto a la ausencia de un escape mecánico, es la razón principal de que los relojes de cuarzo suelan tener una autonomía de varios años. Por otra parte, las potentes frecuencias oscilatorias garantizan una influencia mínima de las aceleraciones externas que descompensarían o incluso podrían dañar un reloj mecánico.

¿Los relojes de cuarzo también pueden ser relojes de lujo?

A pesar de su enorme superioridad en cuanto a precisión, reserva de marcha y resistencia, los relojes de cuarzo no son excesivamente populares entre los entusiastas. Algunas marcas, como Citizen, Grand Seiko o Casio, ofrecen relojes de cuarzo por varios miles de euros, pero sus ventas requieren mucha persuasión de cara a los clientes. Como empresas líderes en la tecnología de cuarzo, equipan sus modelos de alta gama con calibres de cuarzo exclusivos que, gracias a optimizaciones adicionales, como la compensación de la influencia térmica, pueden alcanzar una precisión de unos +/-2 segundos al año sin necesidad de conexión por radio o sincronización con un teléfono inteligente.

Calibre de cuarzo de alta gama de Grand Seiko.

La mayoría de las veces, este tipo de calibres se montan a mano en series pequeñas, de forma similar a los calibres mecánicos exclusivos, mientras que los calibres de cuarzo fabricados en masa salen ensamblados de las cadenas de producción de fábricas altamente automatizadas. Aunque con los calibres mecánicos económicos también se alcanza un grado de automatización elevado, gozan de una popularidad muchísimo mayor entre los entusiastas de los relojes. Su apariencia tradicional, su visible complejidad mecánica y la ausencia de circuitos y piezas electrónicas se ajustan más al ideal de reloj atemporal (aunque menos preciso).

En cualquier caso, la realidad es que, sea de cuarzo o mecánico, la exclusividad y el saber hacer se pueden encontrar en todas sus formas en relojes con ambas tecnologías.


Sobre el autor

Tim Breining

Mi interés en los relojes empezó alrededor de 2014, cuando aún estaba estudiando ingeniería. Mi curiosidad inicial se transformó pronto en pasión. Puesto que la sede …

Ir al autor

Últimos artículos

Microrotor-2-1
10/06/2024
Relojes y tecnología
 6 minutos

El microrrotor: desarrollo, antecedentes y tecnología

De Tim Breining
Patek-Philippe-World-Time-2-1
29/04/2024
Relojes y tecnología
 6 minutos

Patek Philippe: un maestro de las complicaciones

De Tim Breining
FPJourne-Souveraine-2-1
12/03/2024
Relojes y tecnología
 7 minutos

Tres de las complicaciones más raras: funcionalidad, sentido y sinsentido

De Tim Breining

Destacados