08/04/2022
 6 minutos

Reseña del Rolex Datejust 41: mi experiencia a largo plazo

De Donato Andrioli
En nuestro canal de YouTube encontrará más reseñas, tutoriales, charlas y entrevistas sobre relojes de lujo

«Un icono con historia. No es solo un reloj, sino que alberga nuestros mejores recuerdos. Refleja nuestra pasión y nos muestra quién queremos ser. Es un testigo de lo que realmente nos mueve». Con estas palabras describía Rolex al Datejust en un anuncio publicitario que vi hace poco. ¿Pero realmente es así? ¿O ha exagerado un poco la marca? Al final de mi reseña le revelo mi opinión. Hace seis meses me compré un Rolex Datejust 41 y, desde entonces, lo llevo casi a diario. En esta recensión del reloj a largo plazo no solo le explicaré todo lo que necesita saber sobre las especificaciones técnicas, la comodidad y la calidad de este clásico de Rolex, sino también cómo ha cambiado este reloj mis hábitos y mis gustos como usuario, quizá para siempre.

Me he comprado un Datejust 41 y ya hace 6 meses que lo llevo casi a diario

Rolex Datejust: ¿41 mm o no? Las «trampas» de Rolex

¿Sabía usted que el Rolex Datejust 41 en realidad no mide 41 milímetros? Desconozco el motivo, pero parece ser una práctica habitual de Rolex: ni el nuevo Rolex Submariner, ni el actual Rolex Oyster Perpetual, ni el Rolex Datejust 41 tienen un diámetro de 41 mm. Aunque así se indica, en realidad el Rolex Datejust 41 mide 39.5 mm.

No obstante, eso no es para nada un inconveniente: gracias a su altura, de tan solo 12 mm, el reloj resulta extremadamente plano y refinado. Cuando hablamos de las dimensiones de un reloj, el elemento más importante es la distancia de asa a asa, es decir, la superficie del reloj desde el extremo superior de un asa hasta el borde inferior de la otra. En el caso del Rolex Datejust 41, esta distancia es de 47.5 mm. Es evidente que Rolex ha reflexionado mucho sobre estas dimensiones, y por eso el Datejust 41 queda bien en casi cualquier muñeca. ¿Pero qué hay del aspecto técnico? Por supuesto, este reloj incluye un cristal de zafiro. La ventana de la fecha, con su famosa lupa, es tan icónica como siempre, y la función de fecha ofrece un ajuste rápido muy preciso. Con una resistencia al agua de hasta 150 m, el Rolex Datejust 41 está perfectamente equipado para el uso diario. Además, gracias a su reserva de marcha de 70 horas, incluso puede pasar un par de días sin tener que darle cuerda. En resumen, el Rolex Datejust 41 le brinda todo lo que puede desear de un reloj moderno.

El Datejust 41 en realidad no mide 41 mm. ¿Nos ha engañado Rolex con sus dimensiones?

Mi experiencia con el Rolex Datejust 41: comodidad

El Rolex Datejust 41 se adapta a cualquier situación. Es un reloj que puede llevar tanto en su tiempo libre como en ocasiones más formales. Esto queda patente, ante todo, en lo cómodo que resulta llevarlo. El icono de Rolex se ciñe perfectamente a la muñeca y es tan ligero que casi se le olvidará que lo lleva puesto. Yo uso mi Datejust 41 casi todos los días, pero cuando en alguna que otra ocasión decido ponerme otros relojes, me doy cuenta de inmediato que son mucho más pesados e incómodos. Esto solo se nota al compararlos directamente, pero si tiene en su posesión un Rolex Datejust 41, sabrá apreciar este extra de comodidad, y puede que no quiera volver a renunciar a ello.

Otro elemento que aporta una mayor comodidad aún es el cierre del Rolex Datejust 41 con el sistema Easylink integrado, que permite alargar o acortar el brazalete algunos milímetros. Este sistema es una función especialmente práctica en verano, cuando las muñecas se suelen hinchar debido a las altas temperaturas. He de admitir que, al principio, el cierre del Rolex Datejust 41 no me convencía demasiado. Como dueño de un Rolex Submariner, me parecía que el cierre Glidelock tenía mejor aspecto y también era mucho más práctico. Si los comparo directamente, no obstante, debo decir que el cierre del Submariner no me parece en absoluto tan cómodo como el de mi Rolex Datejust 41. En lo que a la comodidad respecta, el Datejust 41 es uno de los relojes más cómodos que jamás he llevado. Y es que a veces, menos es más.

El Datejust 41, increíblemente cómodo, es el reloj perfecto para cualquier ocasión

Mi experiencia con el Rolex Datejust 41: calidad y diseño

 Si ya ha leído algún otro artículo escrito por mí, quizá sepa lo perfecta que me parece la calidad general de Rolex. Sobre todo, su sensación al tacto es insuperable. Ese también es el caso del Rolex Datejust 41: es divertido desatornillar la corona, girarla, cambiar la fecha, utilizar la función Easylink del brazalete o sencillamente accionar el cierre. Los sonidos que se generan con todas estas acciones hacen brotar una amplia sonrisa en la cara de cualquier entusiasta de los relojes. Tanto la caja como el brazalete son increíblemente suaves al tacto. Yo me sorprendo a mí mismo una y otra vez tocando todo el reloj con las manos o recorriendo con los dedos los afilados bordes de la caja. Para mí, como amante de los relojes, es un auténtico festín para los sentidos, aunque tanto juguetear con el reloj seguramente haya provocado unos cuantos microarañazos. Este es un punto que debería tener claro si está considerando comprarse un Datejust 41. El icono de Rolex está repleto de piezas pulidas que desarrollan una pátina con bastante rapidez. Yo opté por una variante con bisel estriado de oro blanco y brazalete Oyster. El bisel de oro blanco es extremadamente sensible a los arañazos, pero con su relieve estriado, la infinidad de microarañazos que ha ido acumulando el reloj a lo largo de seis meses no se nota en absoluto. De hecho, se ven más en el brazalete Oyster, parcialmente pulido. Aunque soy cuidadoso con mi reloj, a la luz del sol ya puedo ver ligeros microarañazos por todas partes, tanto en la caja como en la pulsera. Es algo inevitable. Sin embargo, puede minimizar su aparición si opta por una versión con bisel estriado de oro blanco y brazalete Jubilee; así es como menos llaman la atención los arañazos.

A pesar de este pequeño problema, el Rolex Datejust 41 es un reloj que sobresale por encima de todo. El bisel estriado de oro blanco hace especial gala de sus virtudes al sol. Los efectos de luz que se producen con los movimientos son una auténtica maravilla. Sí, el Rolex Datejust 41 parece más lujoso que los populares modelos deportivos de acero de la marca, pero a pesar de ello nunca tendrá la sensación de que sea algo excesivo. El Rolex Datejust 41 siempre es elegante y refinado. Y seamos sinceros: un reloj de lujo también debe poder tener un aspecto un poco lujoso, ¿no cree?

Refinado y elegante: el Rolex Datejust nunca queda sobrecargado

Resumen: ¿es el Rolex Datejust un reloj para toda la vida?

Después de seis meses, puedo decir que la publicidad de Rolex quizá haya exagerado un poco con su elección de palabras, pero no miente en absoluto. El Rolex Datejust 41 es un reloj que me gustaría conservar para siempre. Quiero que acumule experiencias y envejezca conmigo. El Datejust 41 ha cambiado por completo mis costumbres como usuario de relojes: aunque siempre he sido un gran amante de los iconos deportivos, como el Rolex Submariner, cada vez me gustan más los modelos más elegantes, como el Rolex Datejust. Así que mis relojes deportivos de acero se quedan en su estuche más a menudo, y me ciño a la muñeca el Datejust 41 con mayor frecuencia. Es más cómodo, no lo lleva tanta gente y, para mí, irradia un poco más de lujo. El Datejust captura a la perfección la esencia de Rolex, incluso mejor que los modelos deportivos, en mi opinión. El mero hecho de admirar cómo juega con la luz el bisel estriado de oro blanco es un auténtico placer. Si le interesa este icono de Rolex, le puedo recomendar el Datejust 41 de todo corazón. Seguro que encuentra su favorito entre la gama de esferas, biseles y pulseras disponibles. Quizá después de unos meses usted también pueda afirmar que ha encontrado un reloj para toda la vida.

El Rolex Datejust 41 captura a la perfección la esencia de Rolex: un reloj apto para cualquier situación, tanto el día a día como ocasiones más formales


Sobre el autor

Donato Andrioli

Cuando me compré un Tudor Black Bay 41, mi primer reloj mecánico, descubrí una nueva pasión. Sobre todo, me apasionan los relojes icónicos con una historia interesante.

Ir al autor

Últimos artículos

OFP-125-Rolex-Daytona_Magazin_2_1
02/08/2022
Rolex
 5 minutos

¿Por qué es tan caro el Rolex Daytona?

De René Herold
rolex_01
11/07/2022
Rolex
 5 minutos

Un Kermit, dos variantes verdes del Rolex Submariner Date

De Sebastian Swart
3-Daytona-Referenzen-Magazin-2-1
05/07/2022
Rolex
 5 minutos

3 referencias asequibles del Rolex Daytona

De Donato Andrioli

Destacados

Patek-Philippe-Nautilus-2-1
Audemars Piguet
 7 minutos

5 relojes en los que invertir en 2022

De Jorg Weppelink
5-Rolex-Invest-2-1
Rolex
 6 minutos

Las 5 mejores inversiones potenciales de Rolex en 2022

De Jorg Weppelink
ETA-Republish-Magazin-2-1
Relojes y técnica
 7 minutos

Movimientos ETA: ¿tecnología precisa y fiable o producción en masa sin personalidad?

De Robert-Jan Broer
Patek-Philippe-Nautilus-2-1
Audemars Piguet
 7 minutos

5 relojes en los que invertir en 2022

De Jorg Weppelink