Protección al Comprador Garantía de Autenticidad ¿Por qué Chrono24? España  | EUR
Iniciar sesiónIniciar sesión

¿Qué es la “Haute Horlogerie”?

Jonathan Arnold
03.11.2017
Compartir artículo:
Grönefeld Parallax Tourbillon
Jonathan Arnold
03.11.2017

 

Para la mayoría de la gente, la frase haute horlogerie no significa poco a nada. Traducido al español, la expresión francesa se refiere al “arte de alta relojería”. Esto hace que el término sea algo más claro, pero en realidad, sigue siendo muy abstracto. Sin embargo, para un grupo muy selecto de relojeros altamente calificados, artesanos, diseñadores, y, por supuesto, para los coleccionistas, es una forma de vida. Pero, ¿Qué es realmente la haute horlogerie?

Antes de ir demasiado lejos en este intrigante laberinto, es importante señalar desde el principio que no hay una definición única y clara de haute horlogerie con la que todos estén de acuerdo. El término surgió por primera vez a finales de los años setenta, tras la crisis del cuarzo, y fue inicialmente utilizado (y, hasta cierto punto, todavía lo es) como una táctica de marketing para diferenciar los relojes mecánicos de gama alta de los modelos de cuarzo producidos en masa que estaban copando el mercado con gran rapidez.

La atención se centraba principalmente en la calidad, la complejidad y la capacidad de demostrar un dominio de las artes relojeras. Este enfoque no ha cambiado mucho en los últimos cuarenta años; lo que sí ha cambiado, sin embargo, es el número de marcas que afirman haber alcanzado este pedigrí de la relojería.

 

Es complicado…

 

Entonces, ¿a qué debemos prestar atención cuando se trata de identificar una pieza de haute horlogerie? El primer elemento, y a menudo el más obvio, es el propio movimiento, específicamente las complicaciones presentes en el reloj. Como usted sabe, una complicación es cualquier función que un reloj puede llevar a cabo, además de la indicación de horas, minutos y segundos, independientemente de si el mecanismo es manual, automático, mecánico o electrónico.

Un cronógrafo es un buen ejemplo, al igual que un reloj de hora mundial o doble hora. Sin embargo, no todas las complicaciones son creadas en igualdad. Algunas son extremadamente más difíciles de construir que otras y esas son las que nos interesan.

Aunque no es posible cubrir cada complicación a la que podríamos prestar atención en un reloj, hay algunas categorías clave con las que debe familiarizarse. Estas incluyen complicaciones acústicas, tales como alarmas, repetidores y Grand Sonneries; complicaciones astronómicas, como el calendario perpetuo, la ecuación del tiempo y el tiempo sideral; y las complicaciones de tiempo, tales como el cronógrafo rattrapante de fracción de segundo y el segundo muerto. Las complicaciones del tourbillon o del tourbillon volante se encuentran a menudo en relojes de la haute horlogerie.

 

 

Sin embargo, es importante señalar que la presencia de cualquiera de estas complicaciones por sí solas no cualifica necesariamente un reloj dentro de la haute horlogerie. De hecho, la mayoría de las veces, es precisa la presencia de varias complicaciones en un solo reloj para demostrar la verdadera maestría del relojero que lo ha creado.

Tal vez el ejemplo más conocido es la llamada Grande Complication, que reúne la santa trinidad de las complicaciones relojeras en un reloj. Históricamente, esas complicaciones debían provenir de tres grupos específicos: calendarios, cronometraje y sonería. Dominar el montaje de cualquiera de las complicaciones de esta selección puede llevar a un relojero años, y aún más crear una desde cero, por lo que la Grande Complication está reservada a la pericia de los pocos que han ganado tanto el conocimiento como las habilidades necesarias. Crear una con éxito, sin embargo, casi garantiza su pertenencia al club de élite de haute horlogerie.

 

Patek Philippe Grande Complication Retrograde Perpetual Calendar Minute Repeater Tourbillon

Patek Philippe Grande Complication Ref. 5016A, Imagen: Christopher Beccan

 

Así como la Grande Complication reúne la santa trinidad de las complicaciones del reloj, hay tres grandes marcas que se consideran representan la santa trinidad de la relojería en su totalidad: Patek Philippe, Vacheron Constantin y Audemars Piguet. Desde hace algún tiempo, también ha habido una cuarta marca que se considera parte de este grupo, la empresa relojera alemana A. Lange & Söhne, aunque no pueden reclamar la misma herencia histórica que los tres principales. Ellos, sin embargo, pueden presumir con total legitimidad de ofrecer una impresionante relojería, siendo quizás el ejemplo más notable de los últimos tiempos su 2013 Grande Complicaction.

Equipado con una sonería grande y pequeña, un repetidor de minutos, un cronógrafo con rattrapante, así como segundos volantes y un calendario perpetuo, es el reloj de pulsera más complicado jamás creado por la casa relojera alemana. Con 876 partes solo en el movimiento, un relojero muy experimentado debe invertir casi un año en montar cada ejemplar de principio a fin.

 

… y hermoso

Kari Voutilainen Movement

Kari Voutilainen, Imagen: Bert Buijsrogge

 

Pero crear haute horlogerie es algo más que desarrollar movimientos excepcionalmente complejos. Algo casi igualmente importante es el acabado y decoración del movimiento y la caja del reloj. En este contexto, “acabado” se refiere a la miríada de técnicas de embellecimiento que se pueden aplicar a los componentes hechos a máquina para eliminar todos los rastros de trabajo mecanizado. Además, todas las partes se pulen y decoran a mano con extremo cuidado y precisión, de modo que el resultado final se asemeja a una obra de arte en miniatura.

Algunas de estas técnicas tienen siglos de antigüedad y se han transmitido a través de generaciones de relojeros, mientras que otras se han desarrollado (o mejorado) más recientemente, pero no por ello resultan menos espectaculares. Una vez más, hay demasiadas técnicas para explicarlas aquí en detalle, pero algunas con las que usted debe familiarizarse incluyen el anglage, las Côtes de Genève, el perlage, el pulido y por supuesto, el grabado.

 

Vacheron Constantin Malte Tourbillon Openworked

Vacheron Constantin Malte Tourbillon Openworked, Imagen: Vacheron Constantin

 

Un ejemplo fantástico de algunas de estas técnicas ejecutadas según los estándares más altos posibles está presente en el Vacheron Constantin Malte Tourbillon Openworked. La casa suiza inició desde cero para crear el calibre 2790 SQ en forma de tonel. Al igual que las esculturas de un maestro escultor, los talentosos artesanos relojeros trabajaron minuciosamente en el movimiento, invirtiendo más de 500 horas en crear el espectáculo esqueletizado que es este reloj.

Con un espesor de solo 6,10 mm, cada uno de sus 246 componentes está acabado a mano, presentando múltiples técnicas de decoración tradicional y ganando el Sello (o Punzón) de Ginebra, un sello codiciado y exclusivo que certifica el cumplimiento de las tradiciones de la mano de obra ginebrina. El sello es ampliamente considerado una de las más prestigiosas certificaciones en relojería mecánica y está reservado a solo unos pocos. Completando este espectáculo visual está un gran tourbillon, que ocupa lo que queda de la mitad inferior del dial y late a unos lentos 2.5 Hz, para que usted pueda apreciar su belleza.

La haute horlogerie seguirá siendo un concepto ligeramente nebuloso y abierto a la interpretación. Sin embargo, después de leer este artículo, esperamos que esté equipado con suficiente información para saber qué buscar y entender por qué ciertas marcas, como Rolex, no se consideran fabricantes de haute horlogerie, a pesar de que sus relojes se fabrican con los más altos estándares de calidad.

 

Obtenga más información sobre la alta relojería

El Sello de Ginebra y otros estándares de calidad

Relojes de horas saltantes

Cerámica, carbón y otros elementos modernos

Artículos seleccionados

01.12.2016 de
Seguir leyendo
30.11.2016 de
Seguir leyendo