19/07/2023
 5 minutos

Los trucos publicitarios más grandiosos de la industria relojera

De René Herold

El mercado de los relojes de lujo es extremadamente competitivo. Por eso, muchos fabricantes hacen todo lo posible para atraer la atención sobre sus relojes. Veamos algunos de los trucos publicitarios más grandiosos de la industria relojera.

Rolex

Cuando Hans Wilsdorf fundó Rolex en 1905, se dio cuenta rápidamente de que la alta calidad, la tecnología innovadora y los buenos precios no bastarían para competir con rivales ya establecidos y hacerse un hueco en el mercado. Por eso, desde el principio, Rolex apostó por sensacionales campañas publicitarias para hacerse un nombre.

Por ejemplo, en octubre de 1927, Rolex consiguió ser el centro de la atención mundial después de que Wilsdorf convenciera a la nadadora de 26 años Mercedes Gleitze de que llevara un Rolex Oyster en su intento de convertirse en la primera mujer en cruzar a nado el canal de la Mancha. Rolex había presentado el Oyster un año antes. El diseño especial de su caja lo convirtió en el primer reloj de pulsera sumergible del mundo, y el intento de récord de Gleitze demostró de forma impresionante lo robusto que era realmente el Oyster. Aunque la joven nadadora tuvo que abandonar poco antes de la meta debido a las adversas condiciones meteorológicas, el reloj siguió funcionando sin fallar tras más de ocho horas en las frías aguas del Atlántico. Poco después, Wilsdorf puso anuncios a toda página en los periódicos con el eslogan «The wonder watch that defies the elements» («El reloj milagro que desafía los elementos»).

Vintage Rolex Oyster Ref. 2081
Rolex Oyster ref. 2081 vintage

Para poder demostrar in situ a los clientes la resistencia al agua de sus relojes, Rolex tuvo otra ingeniosa idea publicitaria: a mediados de la década de 1920, el fabricante ginebrino de relojes envió a sus distribuidores pequeños acuarios para sus escaparates en los que se presentaban los relojes y en los que se incluían también pequeños peces reales de colores. Esta campaña publicitaria debió de cosechar bastante éxito, ya que más tarde Rolex utilizó los acuarios una y otra vez en diversos anuncios hasta la década de 1960.

Hublot, Victorinox, Breitling y Zenith

Hublot también es pionera en estrategias de marketing. La marca cuenta entre sus representantes con deportistas de élite como Kylian Mbappé, Usain Bolt o Novak Djokovic y artistas como Depeche Mode o Lang Lang. También es el cronometrador oficial de todos los grandes torneos de la FIFA y de la UEFA. Asimismo, los tableros con forma del Big Bang de Hublot usados en el fútbol para mostrar las sustituciones son una auténtica genialidad.

El ejemplo de Bernie Ecclestone ilustra lo imaginativo que es el departamento de marketing de Hublot. El 25 de noviembre de 2010, en Londres, atacaron y robaron al antiguo jefe de Fórmula 1 y su acompañante. Los ladrones se llevaron relojes y joyas por un valor equivalente a unos 240 000 €, incluido el Hublot King Power F1 de Ecclestone. El magnate, que entonces tenía 80 años, supo explotar la situación y envió sus fotos policiales a Hublot. En ellas se podía ver a un Ecclestone magullado, con un ojo morado y el labio hinchado. La imagen se utilizó más tarde en un anuncio de Hublot con el eslogan «See what people will do for a Hublot», es decir, «Vea lo que la gente haría por un Hublot».

Hublot King Power F1
Hublot King Power F1

En Zenith, el énfasis se pone en la emoción más que en el humor negro. La tradicional marca fue uno de los patrocinadores de la misión Red Bull Stratos del aventurero Felix Baumgartner. En 2012, Baumgartner ascendió a la estratosfera en un globo de helio y luego descendió en paracaídas. Durante su caída libre, de más de 36 km, alcanzó una velocidad de 1357.6 km/h y rompió así la barrera del sonido. En su muñeca, el paracaidista llevaba un Zenith El Primero Stratos Flyback Striking 10th. El cronógrafo, que según Zenith era un modelo de serie completamente estándar, resistió sin problemas y siguió funcionando con normalidad tras el aterrizaje.

Zenith El Primero Stratos Flyback
Zenith El Primero Stratos Flyback

A Breitling le gusta hacer las cosas a lo grande. La marca, conocida sobre todo por sus relojes de piloto, patrocina desde hace años su propio equipo de acrobacia aérea, el Breitling Jet Team. Además, el fabricante de relojes con sede en Grenchen es el patrocinador del último Lockheed Super Constellation aún en funcionamiento, un avión de pasajeros de largo alcance de los años 50 equipado con tres colas. En 1999, Breitling fabricó el Breitling Orbiter 3, un globo en el que Brian Jones y Bertrand Piccard consiguieron dar la primera vuelta al mundo sin escalas en un vehículo de este tipo.

Breitling Chronomat 44 Jet Team 44 Steel Black
Breitling Chronomat 44 Jet Team 44 Steel Black

Victorinox tuvo una idea muy especial para celebrar el 130.º aniversario de su empresa: los ingenieros de la compañía suiza prepararon 130 pruebas prácticas para demostrar la robustez de su Toolwatch I.N.O.X. al incrédulo público. Por ejemplo, los relojes fueron atropellados por un camión de bomberos, metidos en una lavadora, arrojados al agua hirviendo, congelados y pasados por un soplador de arena. Al final, el I.N.O.X. sobrevivió a todas las pruebas. Sin embargo, el reloj requirió varios años de duro trabajo de desarrollo. Según Victorinox, durante este tiempo se construyeron 421 prototipos del reloj, la mitad de los cuales no superaron las pruebas.

Victorinox Swiss Army I.N.O.X. – für alle Lebenslagen getestet
Victorinox Swiss Army I.N.O.X.: a prueba de cualquier adversidad

Omega

Sin embargo, en términos de marketing, es Omega el que se lleva la palma con el Moonwatch (y bastante involuntariamente, por cierto). Aunque el Speedmaster Professional Moonwatch es uno de los relojes más famosos que existen en la actualidad, antes de llegar a la Luna era simplemente un cronógrafo de carreras como muchos otros. Es probable que Omega no se parara a pensar mucho en la repercusión que tendría cuando la NASA declaró el Speedmaster como reloj oficial de sus astronautas en la década de 1960. Probablemente se trataba de un pedido como cualquier otro para el relojero de Biel. Al fin y al cabo, Omega ya había suministrado sus modelos a otros clientes importantes, como la Real Fuerza Aérea Británica y el ejército estadounidense. Y, en aquella época, un buen número de relojes ya había estado en el espacio.

El Speedmaster solo se convirtió en un reloj de culto cuando Buzz Aldrin pisó la Luna con su reloj en la muñeca: de la noche a la mañana, un cronógrafo normal se convirtió en el Moonwatch. A día de hoy, este modelo es el mejor caballo de batalla de Omega, celebrado con innumerables ediciones y diseños especiales. El Moonwatch no perderá su estatus a corto plazo, al menos hasta que otro reloj aterrice en Marte.

Omega Speedmaster Professional Moonwatch 311.30.42.30.01.006
Omega Speedmaster Professional Moonwatch 311.30.42.30.01.006

Resumen

Cuando se trata de dar a conocer sus relojes, los fabricantes hacen gala de una imaginación desbordante. Cuesta creer que algunas de estas campañas publicitarias hayan sido ideadas por una industria como la relojera, que en general es muy poco dada a experimentar en estos términos. Estamos impacientes por ver qué estrategias publicitarias nos tienen preparadas Rolex, Breitling y compañía para el futuro.

Este artículo también podría interesarle: 5 cosas que debe saber sobre el Rolex Explorer antes de comprar uno


Sobre el autor

René Herold

Me llamo René Herold y descubrí Chrono24 a través de un anuncio de empleo. Debo admitir, que antes de trabajar para Chrono24, los relojes no eran una parte importante …

Ir al autor