19/02/2024
 8 minutos

La historia de Breitling: de relojes herramienta a relojes para un público más amplio pasando por relojes varoniles

De Sebastian Swart
La historia de Breitling

La historia de Breitling

Breitling, el fabricante suizo de relojes de lujo, es hoy en día un nombre familiar para todos los aficionados a la relojería. Desde su fundación hace 140 años, la marca ha experimentado numerosos cambios. A partir de los años 30, Breitling se hizo famosa con sus relojes de aviador y durante mucho tiempo no se podía imaginar la aviación sin ellos. Los iconos actuales se crearon en los años 40 y 50 bajo la dirección de Willy Breitling, quien marcó la historia de la empresa como ningún otro.

Desde la década de 1980 hasta el pasado reciente, Breitling se labró una imagen viril que apelaba sobre todo a hombres y «machos alfa», gracias en parte a su estrategia de marketing. Desde 2017, bajo una nueva dirección, Breitling intenta sacudirse esta reputación anticuada posicionándose como una marca más sostenible, más diversa y más femenina. El resultado es una enorme y a veces colorida gama de productos que tiene algo que ofrecer para todos los géneros.

Descubra en este artículo todo lo que debe saber de Breitling, desde sus inicios hasta la actualidad.

Los primeros años: cómo empezó todo

En 1884, Léon Breitling fundó la empresa Breitling como un taller creativo en la localidad suiza de Saint-Imier y, en 1892, trasladó la producción a unas instalaciones más grandes en La Chaux-de-Fonds, a solo 15 kilómetros de distancia. La especialidad de Breitling en aquella época era el desarrollo y la fabricación de relojes de bolsillo, incluido el pulsógrafo presentado en 1893, con el que los médicos podían medir el pulso de sus pacientes. Unos años más tarde, Breitling comenzó a producir cronógrafos clásicos y relojes con funciones de inicio/parada y puesta a cero. En 1915, Gaston Breitling —el hijo de Léon— presentó el primer cronógrafo de pulsera de la historia. El diseño de este cronógrafo bicompax sigue siendo el referente para el aspecto de los cronógrafos modernos hasta nuestros días.

En 1932, cinco años después de la muerte de Gaston Breitling, su hijo Willy tomó las riendas de la empresa con solo 19 años. Unos años más tarde, Willy fundó el «HUIT Aviation» Department en 1938, en el que la empresa desarrollaría instrumentos especializados para la aviación civil y militar. De esta manera, se puso la primera piedra sobre la cual se construiría la marca de relojes para pilotos con la que estamos familiarizados hoy en día. Bajo la dirección de Willy Breitling, se crearon las legendarias líneas de relojes Chronomat (1941), Premier (1943), Navitimer (1952) y Superocean (1957). Willy Breitling no solo fue un visionario creador de relojes de pulsera funcionales y atractivos, sino también uno de los primeros genios del marketing en la industria relojera. Willy Breitling estuvo al frente de la empresa durante 47 años.

Frühe Version der Breitling Navitimer – Referenz 806.
La referencia 806 es una de las primeras versiones del Breitling Navitimer.

Los años 80: camino a la modernidad

A finales de la década de 1970, la industria relojera suiza se encontraba en medio de la llamada crisis del cuarzo. Los relojes de cuarzo procedentes de Japón, con un coste de producción muy inferior, y, por tanto, más baratos que los mecánicos, inundaron los mercados de todo el mundo desplazando a los relojes mecánicos a un segundo plano. Como consecuencia de esta falta de demanda, muchas empresas tradicionales suizas se vieron abocadas a la ruina. En 1979, en plena crisis, Willy dimitió finalmente de su cargo de jefe de Breitling por motivos de salud.

El ingeniero eléctrico, piloto y empresario (entonces en la empresa Sicura) Ernest Schneider tomó el timón de la marca, ahora en quiebra. A principios de los años 80, en una época en la que los relojes mecánicos se consideraban arcaicos, Breitling creó sus primeros relojes de cuarzo bajo la dirección de Schneider. El primero fue una versión de cuarzo del Chronomat, que Breitling desarrolló especialmente para el escuadrón acrobático Frecce Tricolori del ejército italiano. Mientras que el Chronomat seguía teniendo una indicación puramente analógica, el cronógrafo Aerospace, introducido en 1985, contaba con una indicación de la hora tanto analógica como digital. Ambas líneas, Chronomat y Aerospace, siguen siendo hoy muy populares.

Digital- und Analoganzeige – Breitling Aerospace Avantage.
Con indicación digital y analógica: el Breitling Aerospace Avantage.

En 1994, Théodore Schneider, el hijo de Ernest Schneider, asumió la dirección del imperio Breitling. Durante su mandato, se creó el reloj de pulsera Emergency. Este modelo fue el primer reloj digital del mundo con un transmisor de emergencia integrado. A finales de los años 90, los relojes mecánicos volvieron lentamente a ponerse de moda, lo que también impulsó a Breitling a centrarse más en la mecánica de sus modelos. Como Breitling aún no disponía de un calibre de manufactura, la empresa utilizaba movimientos del fabricante suizo ETA que se modificaban según las especificaciones de Breitling y se certificaban como cronómetros. No fue hasta 2009 cuando Breitling presentó su primer calibre propio, el calibre de cronógrafo B01.

Mit integriertem Notsender: Breitling Emergency Ref. V76325221B1S1
Con transmisor de emergencia integrado: el Breitling Emergency ref. V76325221B1S1.

Desde los años 80 hasta 2017, la estrategia de marketing de Breitling se dirigía principalmente a un tipo de masculinidad concreto, aquellos machos que prefieren los relojes de aviador grandes, voluminosos, en oro o bicolor, y que difícilmente pasan desapercibidos. Las colaboraciones con Bentley, por ejemplo —Breitling for Bentley— acentuaron aún más este ostentoso estilo. Desde entonces, Breitling ha sido la marca preferida de los héroes que rezuman testosterona, o, al menos, de los que creen serlo.

Un nuevo rumbo desde 2017

Independientemente de si la imagen descrita fue intencionada o simplemente se les fue de las manos, en tiempos de la sostenibilidad, la inclusión y el feminismo, esta estampa hipermasculina es un anacronismo. Desde 2017, Breitling ya no puede, ni quiere, ser una marca de relojes anclada en el pasado para hombres blancos chapados a la antigua. Por eso, Breitling ideó una imagen de marca completamente nueva, pero que sigue incluyendo al hombre seguro de sí mismo con un cronógrafo de 48 mm.

Desde la adquisición de Breitling por el grupo inversor CVC Capital Partners, la empresa cuenta con un nuevo CEO, Georges Kern, cuya tarea sigue siendo mejorar la percepción de la imagen de Breitling. Kern no es un recién llegado a la escena relojera. Nacido en 1965, este ciudadano germano-suizo lleva más de 25 años trabajando en este sector y ha ocupado altos cargos en marcas de renombre del Grupo Richemont, entre ellos el de CEO de IWC.

Con Georges Kern como director de la empresa, Breitling apuesta cada vez más por materiales y tecnologías sostenibles para satisfacer las demandas de los consumidores modernos. La introducción de plataformas de venta en línea y una mayor presencia digital en las redes sociales también forman parte de sus esfuerzos por posicionar la marca tradicional de una manera contemporánea. Los llamados «squads», por ejemplo, formados por personalidades destacadas de diversos ámbitos, contribuyen a presentar la marca en las redes sociales y otras plataformas digitales.

Kern mismo llama a esta imagen de marca «marca de relojes suizos generalista con una oferta alternativa moderna, informal e inclusiva». Esto se traduce en un montón de relojes clásicos de estilo retro para hombre y coloridas versiones femeninas de varias series, en particular, en las colecciones Navitimer y Chronomat.

Como parte de este cambio, se pusieron fin a las asociaciones, por ejemplo, con Bentley y el Jet Team, el mayor equipo civil de acrobacias aéreas de Europa. Aunque la aviación sigue formando parte de su marketing por razones históricas, ha pasado claramente a un segundo plano. Para subrayar el aspecto de la sostenibilidad, Breitling utiliza cada vez más materiales sostenibles. La marca también demuestra su compromiso social, por ejemplo, cooperando con la organización sudafricana Qhubeka, cuyo cometido es distribuir bicicletas en zonas sudafricanas con infraestructuras deficientes.

Para subrayar su carácter deportivo, Breitling cuenta con el apoyo de Erling Haaland, uno de los mejores futbolistas del mundo, mientras que Brad Pitt, el galán de Hollywood, se encarga de aportar un toque de glamour. La actriz Charlize Theron, por su parte, cautiva a la clientela femenina como testimonio de Breitling.

¿Dónde fabrica Breitling sus relojes?

Breitling cuenta con varios centros de producción en Suiza. Los centros más importantes de fabricación y montaje de relojes Breitling son La Chaux-de-Fonds y Saint-Imier. Ambas ciudades están situadas en el macizo del Jura y son conocidas por su tradición relojera y por ser el centro de la industria relojera suiza. La Chaux-de-Fonds es una ciudad del cantón de Neuchâtel. Breitling tiene aquí uno de sus principales centros de producción, donde se llevan a cabo varias etapas de la fabricación de relojes, incluido el montaje. Saint-Imier está situada en el cantón de Berna y tiene vínculos históricos con Breitling, ya que la marca se fundó en esta localidad.

Los relojes de pulsera Breitling más famosos

Chronomat

El Breitling Chronomat se lanzó en 1940 y ya presentaba el bisel con regla de cálculo patentado, tan característico, con el que se pueden realizar toda una serie de operaciones matemáticas. Entre otras cosas, el reloj tenía funciones de taquímetro, telémetro y pulsómetro, multiplicación, división y regla de tres. El nombre Chronomat es una combinación de las palabras «cronógrafo» y «matemáticas». La referencia AB011012/B967/375A de 44 mm es una variante moderna del Chronomat fabricada en acero inoxidable.

Breitling Chronomat 44 Blackeye
Breitling Chronomat 44 Blackeye

Premier

En 1943 llegó el Premier, otro cronógrafo considerado legendario en la actualidad. Breitling concibió este modelo pensando en una clientela con más poder adquisitivo que antepone la elegancia a las características técnicas. En aquella época, el Premier estaba destinado al uso privado y no a los pilotos profesionales. La colección Premier desapareció del catálogo de Breitling durante muchos años hasta que reapareció en 2018. Al igual que el Premier original de los años 40, las nuevas versiones del Premier también tienen un diseño que destila clase y elegancia. Un ejemplo es el Premier B01 con el número de referencia AB0118371B1A1. Este reloj de acero inoxidable de 42 mm está equipado con el calibre de manufactura Breitling B01.

Navitimer

Probablemente, el cronógrafo Breitling más conocido sea el Navitimer. Presentado en 1952, este legendario modelo estaba dirigido específicamente a los pilotos profesionales de la época. Su bisel giratorio con regla de cálculo funciona como un ordenador de a bordo para la muñeca. Con la ayuda del bisel y de varias escalas en la esfera, puede calcular la velocidad, el consumo de combustible y las tasas de ascenso y descenso, entre otras cosas. A lo largo de las décadas, han aparecido innumerables versiones del Navitimer, aunque la nueva edición del Navitimer con la referencia 806 1959 Re-Edition es la que más se acerca al original.

El Navitimer con referencia A17395F41G1P2 es un reloj de mujer.

Eine Spur kleiner: Breitling Navitimer Automatic 35
Un poco más pequeño: el Breitling Navitimer Automatic 35.

Superocean

La conquista del mundo submarino comenzó a mediados de la década de 1950. Los buzos profesionales necesitaban instrumentos subacuáticos fiables para controlar los tiempos de inmersión, por lo que muchas grandes marcas relojeras, como Rolex, Blancpain y Omega, introdujeron modelos que respondían a estas exigencias. Breitling no fue una excepción y lanzó el Superocean en 1957, que sigue estando disponible como reloj de tres agujas o como cronógrafo desde su presentación. Las versiones retro, como el Breitling Superocean Héritage Chronograph Ii B01 44 AB0162121B1S1 con calibre de manufactura B01, son particularmente populares. El Superocean Heritage ’57 Pastel Paradise A10340A71A1X1 es un modelo unisex o de mujer.

Top Time

El Breitling Top Time se fabricó desde 1964 hasta mediados de la década de 1970. Los modelos Top Time eran alternativas asequibles a los cronógrafos mucho más caros que formaban parte del catálogo de Breitling hasta ese momento. Con este reloj, Breitling se dirigía explícitamente a los jóvenes de entre 25 y 30 años. En 2020, se lanzaron nuevos modelos Top Time. Entre ellos, una reedición de un modelo legendario que en los años 60 recibió el apodo de «Zorro» por su peculiar panda dial. Esta reedición vuelve a estar disponible en una edición limitada a 2000 ejemplares. Sin embargo, las variantes actuales ya no pueden considerarse asequibles.

Breitling Top Time Limited Edition Chronograph
Breitling Top Time Limited Edition Chronograph

Sobre el autor

Sebastian Swart

He utilizado Chrono24 durante años para comprar y vender relojes, así como para informarme sobre ellos. Los relojes me han fascinado desde que tengo memoria. Ya de …

Ir al autor

Últimos artículos

Longines-Legend-Diver-2-1
12/07/2024
Marcas
 4 minutos

Mi top 6: los mejores relojes de Longines

De Barbara Korp
cartier-rotonde-2-1
16/04/2024
Marcas
 5 minutos

Tres relojes Cartier que merecen su atención

De Thomas Hendricks

Destacados