¿Por qué Chrono24? Iniciar sesión

Esquí, snowboard y trineo – Relojes para las aventuras deportivas en invierno

René Herold
05.02.2019
Esquí, snowboard y trineo - Relojes para las aventuras deportivas en invierno

 

Si este invierno tiene pensado ponerse los esquíes o hacer un buen recorrido en trineo, piense bien en qué reloj se va a llevar a la nieve. No todos los modelos están a la altura de la pista de esquí, por lo que debe prestar atención a algunos aspectos para que su reloj sobreviva sin daños a las vacaciones invernales.

 

Humedad y sacudidas: los mayores enemigos del reloj

Los deportes de invierno se definen por la nieve y el hielo, que al fin y al cabo no son nada más que agua congelada. Por tanto, es imprescindible que su reloj esté protegido contra la entrada de humedad. Como regla general, se puede establecer que el reloj debe ser hermético por lo menos hasta los 100 m (10 bar). ¡Los relojes protegidos contra salpicaduras (es decir, con una hermeticidad de entre 30 m y 50 m) no son suficientes! Una caída en la nieve o un golpe de una bola de nieve podrían dañar fácilmente un reloj de este tipo.

 

Richard Mille RM 35-02 – resistente a los golpes hasta 5000 G
Richard Mille RM 35-02 – resistente a los golpes hasta 5000 GImagen: Richard Mille

 

Además, los relojes para deportes de invierno deben ser resistentes a golpes y sacudidas. Y es que, ya atraviese la pista de esquí de fondo como Martin Fourcade, baje a la velocidad de Lindsey Vonn o trate de hacer una voltereta doble hacia atrás al estilo de Shaun White en el mediotubo, su reloj ha de ser capaz de soportar unos cuantos desafíos. Después de pasar el día en la pista, no hay nada peor que darse cuenta de que su reloj no era lo suficientemente robusto y ha pasado a mejor vida. Para poder disfrutar de sus vacaciones sin preocupaciones, necesitará un reloj con un sistema de escape y regulación lo más estable posible. En este sentido, no cabe duda de que los relojes de cuarzo son la mejor opción. Están regulados por un cristal de cuarzo, y aquellos con un indicador analógico también cuentan con un pequeño motor paso a paso. Es decir, apenas poseen piezas mecánicas que se puedan ver afectadas por los golpes. Los relojes mecánicos con volante, áncora, rueda de escape y escape, por el contrario, son mucho más vulnerables a las sacudidas. Por ello, si escoge un modelo mecánico, es fundamental que se asegure de que dispone de un buen sistema antichoque.

 

Capaz de funcionar por debajo de los cero grados

Otro reto que los relojes deben superar en las pistas son las bajas temperaturas. Han de cumplir con su cometido incluso en un frío extremo. Pero, al mismo tiempo, los cambios bruscos de temperatura no deben afectar a la precisión del reloj. En este sentido, el punto débil de los relojes mecánicos suele ser la espiral. Por lo general, las espirales están fabricadas en aleaciones de metales, que pueden reaccionar a las temperaturas dilatándose o contrayéndose. En el caso de las espirales de filigrana, esto hace que no oscilen correctamente, lo que provoca desviaciones. En los peores casos, un reloj puede llegar a pararse por completo. No obstante, las condiciones deben ser extremas para llegar hasta este punto, pues a día de hoy, tras años de investigación, la mayoría de órganos reguladores modernos tienen una gran tolerancia a los cambios de temperatura.

La situación de los relojes de cuarzo es similar. En el pasado, las bajas temperaturas solían hacer que se descargasen las pilas, pero en los últimos años la tecnología ha progresado muchísimo en este aspecto.

Entonces, ¿qué relojes cumplen con todos estos criterios? La buena noticia es que se trata de un montón de ellos. A modo de ejemplo, hemos seleccionado un par de modelos con los que podrá causar una fantástica impresión en la nieve.

 

Relojes de cuarzo para las vacaciones de esquí: baratos y con muchas funciones

Comenzaremos con la colección de relojes de cuarzo de exterior Pro Trek de Casio. Al igual que sus hermanos de la famosa línea G-Shock, estos relojes también son extremadamente resistentes gracias a su caja de resina. Son herméticos hasta los 100 m (10 bar), funcionan con energía solar y soportan sin problemas temperaturas de hasta -10°C. Además, Casio los ha dotado de funciones muy prácticas, como una brújula digital, un altímetro o un termómetro. La pantalla LCD también muestra la hora de salida y puesta del sol. Añada a esto una función de hora mundial, un cronógrafo y diferentes alarmas, y tiene ante sí el paquete completo. Y encima a buen precio.

 

Casio Pro Trek
Casio Pro Trek

 

Si busca un estilo más clásico, quizá el Longines Conquest 1/100th Alpine Skiing sea de su agrado. El consolidado fabricante de relojes suizo Longines es el cronometrador oficial de la Copa del Mundo de Esquí Alpino desde hace varios años y lanzó este reloj para celebrar el 50º aniversario de la competición. Gracias a su caja de acero inoxidable de 41 mm con fondo atornillado, cristal de zafiro resistente a los arañazos y corona atornillada, este cronógrafo es robusto y hermético hasta los 300 m (30 bar). En su interior late un movimiento de cuarzo que le permite medir intervalos de tiempo con una precisión de una centésima de segundo. Su diseño deportivo y elegante lo convierte en el acompañante perfecto para cualquier fiesta de après ski.

 

Longines Conquest 1 100th Alpine Skiing
Longines Conquest 1 100th Alpine Skiing

 

Relojes mecánicos para el hielo y la nieve

El fabricante alemán Sinn Spezialuhren es conocido principalmente por sus relojes para misiones, diseñados en su gran mayoría para el duro día a día de los pilotos de rescate y los submarinistas de la marina. Tomemos el Sinn EZM 12 como ejemplo. Este reloj es hermético hasta los 200 m (20 bar) y dispone de una tecnología especial para mantenerse seco que impide que el cristal se empañe y el movimiento sufra daños por la humedad. Además, resiste a los golpes y no experimenta desviaciones en un rango de temperaturas de entre -45°C y +80°C.

 

 

El Rolex Explorer y su hermano pequeño, el Explorer II, están históricamente predestinados para el hielo y la nieve. Según la leyenda, Sir Edmund Hillary y el sherpa Tensing Norgay portaron prototipos del Explorer al escalar el monte Everest por primera vez. Desde entonces, ambos modelos son muy apreciados por los alpinistas y los exploradores de las regiones polares. Esto se debe por un lado a su increíble legibilidad, y por otro lado a su construcción robusta. La caja Oyster de acero inoxidable y la corona provista del sistema de doble hermeticidad Twinlock hacen que el movimiento mecánico de manufactura sea hermético hasta los 100 m (10 bar). El amortiguador de golpes Paraflex, diseñado por Rolex, permite que el reloj resista a golpes y sacudidas, mientras que la espiral Parachrom del volante presenta una enorme resistencia a los cambios de temperatura. Ya se decida por el Explorer sencillo o por el Explorer II con una segunda zona horaria e indicador de la fecha, ambos modelos son auténticos clásicos de Rolex con los que sin duda causará una gran impresión.

 

 

Los deportes de invierno son tan importantes para el fabricante suizo de relojes de lujo Hublot que en Zermatt, un conocido centro de esquí, posee su propio telesquí, el «Hublot-Express«. Por supuesto, con la colección Big Bang también ofrece los relojes apropiados para estas actividades. Estos modelos se caracterizan por su extravagante diseño y por combinar materiales de lo más diverso. No solo son relojes precisos, sino también una declaración de estilo.

 

 

Midiendo intervalos de tiempo en la pista: los cronógrafos y los deportes de invierno

En sus vacaciones de esquí no tiene por qué renunciar a los cronógrafos mecánicos; también cuenta con una amplia gama de este tipo de modelos para elegir. El Speedmaster Mark II de Omega, por ejemplo, es uno de estos candidatos. Gracias a su calibre coaxial, está protegido contra golpes. Es hermético hasta los 100 m (10 bar) y permite medir intervalos de tiempo con una precisión de un cuarto de segundo. Este fabricante suizo de relojes de lujo también tiene su experiencia con los deportes de invierno: desde hace años es cronometrador oficial en los Juegos Olímpicos de Invierno y la Copa del Mundo de Bobsleigh.

 

 

El S.A.R. Flieger-Chronograph de la empresa familiar alemana Mühle-Glashütte es un cronógrafo capaz de resistir a las condiciones más extremas. Este reloj fue desarrollado con los pilotos de rescate de la marina alemana y ha superado las pruebas más rigurosas, así que una excursión a la nieve no supone ningún desafío para él. Para permitir la mayor libertad de movimiento posible, la corona y el pulsador se han colocado en el lado izquierdo de la caja. Además, el pulsador de inicio y parada es más grande de lo habitual para que se pueda pulsar fácilmente con los guantes puestos.

 

 

¿Se puede permitir algo un poco más lujoso? Pues vaya a por el Patek Philippe Aquanaut Chronograph. El hermano deportivo del Nautilus queda perfecto con cualquier traje de esquí, es hermético hasta los 120 m (12 bar) y ofrece una función de cronógrafo flyback. Puede que este reloj no esté diseñado para las aventuras más salvajes, pero no cabe duda de que esta joya le convertirá en la estrella del chalet de esquí.

 

 

Seguir leyendo

Top 5 de los mejores relojes de mujer por menos de 3000 €

¿Qué es un reloj automático y cómo funciona?

101 razones por las que los relojes son geniales – Parte 4 
Sus diseños icónicos representan una época


René Herold
De René Herold
05.02.2019
Ver todos los artículos

Otros artículos destacados