¿Es el Breitling Navitimer 8 realmente un Navitimer?
Dos caballeros, dos opiniones

Chrono24
14.05.2018

 

El mundo de Breitling está cambiando rápidamente gracias a su nuevo CEO Georges Kern, que antes había sido CEO de IWC y Director de Relojería de Richemont. La colección de Breitling experimentó una reestructuración (necesaria) en la que se renovaron los modelos existentes, pero que también culminó en una serie completamente nueva con el nombre de Navitimer 8. Esta no reemplaza a los otros modelos Navitimer, sino que es una extensión de una de sus colecciones más conocidas.

Podemos disfrutar de muchas variaciones del Navitimer 8, incluida una versión de tres agujas. La versión de cronógrafo está disponible con un movimiento de fabricación propia, el calibre B01 de Breitling, así como con el conocido movimiento ETA 750. Resulta fácil distinguir entre ambos, ya que en el modelo B01 el color de los subdiales siempre contrasta con la esfera principal (panda inverso), mientras que en la versión basada en ETA todos tienen un mismo color.

Robert-Jan Broer y Oliver Siegle comparten sus opiniones sobre el nuevo Navitimer 8.

Breitling Navitimer 8 B01 Chronograph
Breitling Navitimer 8 B01 Chronograph, Imagen: Breitling

 

Robert-Jan:

Me gustaría dejar algo claro: El nuevo Navitimer 8 no es para puristas ni está pensado para serlo. Mientras que el Navitimer 1 (especialmente con el movimiento B01) está claramente dirigido a los puristas y aquellos que admiran el legado de este ícono de los años cincuenta, el Navitimer 8 presenta un diseño más limpio y fresco para atraer a un nuevo tipo de clientes a Breitling.

Esta es una jugada inteligente de Breitling. El bisel gira y presenta solo un marcador, pero aun así me parece un tanto extraño. Yo me considero un semipurista, ya que estoy abierto a la innovación y la evolución, pero siempre con respecto a la versión original, y para mí lo que realmente falta es la regla de cálculo. Es parte del encanto de llevar un Navitimer. Sé que otros modelos Navitimer tampoco incluyeron una en el pasado, pero eso no justifica su ausencia, en mi opinión. Incluso algunos de los primeros Aerospace digitales se llamaban ‘Navitimer’, pero eso son cosas de los años ochenta.

 

 

Por otra parte, es un reloj bonito y puedo imaginar que a la gente le encantará (y por lo que he visto hasta ahora, así es). Al igual que otras muchas marcas, Breitling ha acumulado demasiados modelos y nombres de modelo. Por ello, quizás la única cosa lógica que Kern podría hacer es darle un número a esta colección: de ahí el Navitimer 8. El Navitimer 1 es claramente un guiño al Navitimer original de la década de 1950, y quizás al convertirlo en el número 1 recibe el respeto y el reconocimiento que merece por parte de la actual administración de Breitling. Los modelos con tres manecillas también vienen en varias versiones: un gran modelo Super 8 B20 con 50 mm, una versión Day-Date de 41 mm, un Unitime (con 24 zonas horarias) con 43 mm y una versión Jane simple en acero inoxidable o con un recubrimiento de PVD.

El Navitimer 8 con un movimiento de otra casa parte de los 3600 euros, y el cronógrafo B01 de fabricación propia en acero cuesta 7000 euros. Si tuviera que elegir, me quedaría con el Navitimer 8 con movimiento B01, o la versión de tres manecillas en acero negro, que queda muy bien en la muñeca.

En cualquier caso, con una diferencia de tan solo 600 euros entre el Navtimer 8 B01 y el Navitimer 1 B01, ambos con correa de cuero, sin duda me decantaría por el Navitimer 1 B01 y pagaría con gusto los 600 euros adicionales.

 

Oliver:

¿Es el nuevo Navitimer 8 un auténtico Navitimer? Desde una perspectiva purista, la respuesta es clara: Por supuesto que no. Desde una perspectiva de “A mí simplemente me gustan mucho los relojes”, la respuesta es: ¿Qué más da si lo es o no? Si los directores de una marca relojera solo produjeran lo que quieren los puristas y los coleccionistas, habría una gran cantidad de relojes de 37 mm (que no puedo usar), los diales seguirían teniendo lumen radiactivo y serían de baja calidad, por lo que se decolorarían con el sol, y, por supuesto, los relojes clásicos nunca sufrirían el más mínimo cambio de diseño. Y la industria relojera vendería mucho menos relojes.

 

Breitling Navitimer 8 Chronograph
Breitling Navitimer 8 Chronograph, Imagen: Breitling

 

El nuevo Breitling Navitimer 8 quizás no sea un “auténtico” Navitimer, pero sigue siendo un gran reloj, y probablemente para la mayoría de los compradores esto será suficiente. Para mí, el tamaño perfecto de un cronógrafo deportivo se encuentra entre 42 y 44 mm, y el 8 cumple con este requisito. También me gusta poder elegir si quiero pagar más por un movimiento de fabricación propia o decidirme por una versión fiable y más asequible basada en ETA. Luego está la falta de la regla de cálculo. En mi opinión, esta ausencia es un punto positivo. Hace que el reloj sea un cronógrafo deportivo con un diseño más simple y limpio, algo escaso en la industria relojera.

En general, veo el Navitimer 1 y el Navitimer 8 como dos modelos diferentes. Si quisiera uno de los iconos más grandes de la relojería con una larga historia a sus espaldas, elegiría instantáneamente el “viejo” Navitimer 1. Si buscase un cronógrafo deportivo moderno con un diseño sencillo, sin trucos, y que pueda usar en casi cualquier ocasión, me decantaría por el Navitimer 8.

 

Seguir leyendo:

Nuevos modelos Breitling para Baselworld 2018

Relojes de James Bond: de Rolex a Omega, y más allá


Chrono24
De Chrono24
14.05.2018
Ver todos los artículos

Otros artículos destacados

¿Tiene alguna pregunta?
Estaremos encantados de ayudarle.

+49 721 96693-900

Contacto