11/08/2022
 4 minutos

6 cosas que debe saber antes de comprar un Omega Speedmaster

De Thomas Hendricks
Omega-Speedmaster-6-Things-Magazin-2-1
En nuestro canal de YouTube encontrará más reseñas, tutoriales, charlas y entrevistas sobre relojes de lujo

El Omega Speedmaster siempre ha sido uno de los favoritos del público, y últimamente ha recibido más atención gracias a algunas subastas que han batido récords, por no mencionar la auténtica locura que rodeó al lanzamiento del MoonSwatch.  

Para muchos entusiastas, este es su primer reloj mecánico «bueno», y para algunos, el único que tendrán. Hablemos de algunos aspectos clave a tener en cuenta si está considerando comprarse un Omega Speedmaster. Hacia el final hay un tema incluso algo controvertido.  

1. El tamaño del Omega Speedmaster

Antes que nada, hablemos de tamaños. Si ha tenido la oportunidad de tener en sus manos un gran número de relojes, sabrá que las cifras sobre el papel no siempre se corresponden con la sensación que experimenta uno al llevar un reloj en la muñeca. Y si lee artículos en Internet sobre el tema del tamaño de los relojes, sabrá que el Omega Speedmaster suele mencionarse como un reloj que resulta un poco engañoso.  

En teoría, un Speedmaster Professional suele medir 42 mm de diámetro, 47 mm de asa a asa y 13 mm de grosor. Aunque suena a mucho, el reloj en sí parece bastante compacto. Esto se debe a un par de razones. En primer lugar, el diámetro de 42 mm incluye la protección de la corona, pero el bisel solo mide 40 mm, por lo que el Speedmaster luce más bien como un reloj de 40 mm. En segundo lugar, los 13 mm de grosor incluyen el cristal abombado y el fondo de la caja. Al llevar el reloj puesto, estos elementos prácticamente desaparecen, y tan solo queda el centro de la caja, que es bastante estrecho. 

2. El auténtico Omega Speedmaster: la «supremacía del Professional» 

Me voy a referir al siguiente punto como la «supremacía del Professional». Al tratarse de un modelo que se ha estado fabricando durante mucho tiempo y cuenta con una larga historia, no es de sorprender que haya muchísimas variaciones del Omega Speedmaster en el mercado. Entre ellas se encuentran el Omega Speedmaster Professional clásico, las versiones automáticas como el Speedmaster Reduced, las variantes con fase lunar, los modelos con calendario, los Speedmaster de los Juegos Olímpicos, las ediciones especiales de aniversarios, algunos modelos peculiares de los años 70 y muchos más. Y, como cualquier reloj con un amplio catálogo, hay una cierta jerarquía de la que debe ser consciente. 

Un antiguo compañero mío (con opiniones bastante fuertes) dijo una vez: «Un Speedmaster automático NO es un Speedmaster!». Aunque no estoy necesariamente de acuerdo con esta afirmación, le recomendaría que comience su exploración del Omega Speedmaster con el Speedmaster Professional clásico de cuerda manual. Con tantas variantes y ediciones limitadas en el mercado, puede ser beneficioso partir de la base del catálogo antes de abrirse camino hacia los extremos. Además, siempre hay gente que quiere comprar un Speedmaster de segunda mano, así que venderlo más adelante no sería un problema.

El Speedmaster Professional Moonwatch es el Omega Speedmaster por excelencia.

3. Lumen

Me gustaría dedicar un breve punto al lumen. Alrededor de 1997, Omega cambió el material luminiscente del Speedmaster de tritio a LumiNova. Rolex realizó un cambio similar en su historia. Es importante tenerlo en cuenta por dos razones que, curiosamente, son un tanto opuestas. Si aprecia una buena legibilidad en condiciones de poca luz, le recomiendo que opte por un Speedy fabricado después de 1997. Pero si lo que le gusta es el carácter y encanto vintage del tritio, escoja un Speedy de algún año previo a este. 

4. Mantenimiento del Omega Speedmaster

Pasemos ahora a hablar del mantenimiento. Los relojes son máquinas, y todas las máquinas necesitan algún que otro reajuste de vez en cuando. Robert-Jan Broer, fundador y editor jefe de la revista Fratello Magazine, conocido como el Sr. Speedy Tuesday y el experto en Omega Speedmaster por excelencia en Internet, recomienda llevarlos a revisión, de media, una vez cada siete años. Si el Speedmaster es su reloj de diario y está haciendo más kilómetros con él, quizá le convenga revisarlo con algo más de frecuencia. Si se trata de un reloj más dentro de una gran colección, por otra parte, puede pasar más tiempo sin llevarlo a revisión.  

5. Piezas y originalidad 

El Omega Speedmaster se ha estado produciendo durante más de 60 años, y a lo largo de este tiempo han surgido innumerables referencias. Muchos elementos cambian de referencia a referencia, incluyendo el movimiento, la forma de las agujas, el estilo del bisel, la protección de la corona (o la ausencia de la misma), el tipo de lumen, el estilo del fondo de la caja, el cristal, el logotipo, etc. Estamos hablando de diferencias relativamente pequeñas, pero el coleccionismo de relojes se centra en los detalles, por lo que es conveniente saber cuál es su combinación preferida. Y, lo que quizá sea más importante: es importante saber que el reloj que va a adquirir tiene las piezas correctas, en especial si se trata de un modelo vintage. 

Las referencias vintage del Omega Speedmaster suelen ser más difíciles de reparar.

6. La resistencia al agua del Omega Speedmaster

Este va a ser el punto más controvertido del artículo, pero sí, técnicamente puede nadar con un Omega Speedmaster en la muñeca. Si está familiarizado con los memes de relojes en Instagram, es probable que haya visto un meme o dos (o cientos) sobre la falta de resistencia al agua del Speedmaster. Muchos piensan que el reloj que fue a la Luna no puede soportar un chapuzón. He de decir que hay cierta verdad en ello; yo no recomendaría nadar con un Omega Speedmaster vintage que solo es hermético hasta los 30 metros (3 bar, 98 pies), ni con uno que no se haya sometido a pruebas de presión en los últimos dos años. Pero los Speedmaster modernos son resistentes al agua hasta los 50 metros (5 bar, 164 pies), lo que se considera seguro para un bañito en la piscina. Eso sí, asegúrese de no usar los pulsadores o la corona cuando esté sumergido, o puede que su Speedmaster se convierta, en fin, en un Seamaster.  

Con todo esto aclarado concluye nuestra breve introducción sobre los principales aspectos que debe tener en cuenta si está considerando adquirir un Omega Speedmaster. ¡El Speedy de sus sueños está ahí fuera esperándole! 


Sobre el autor

Thomas Hendricks

No crecí siendo un entusiasta de los relojes, pero tras graduarme en la universidad empecé a trabajar para Watchonista como redactor. "Bienvenido al mundo de los relojes", me dijeron mis compañeros, "Nadie sale de este mundo". Ahora, en Chrono24, trabajo como asesor de clientes y les ayudo a encontrar el reloj perfecto para los eventos más importantes de sus vidas.

Ir al autor

Últimos artículos

ONP-186-Magazin-2-1
26/12/2022
Omega
 5 minutos

Predicciones de Omega: las novedades que esperamos en 2023

De Chrono24
Omega-Speedmaster-Top5-Investments-2023-2-1
09/12/2022
Omega
 7 minutos

Los 5 mejores relojes Omega con potencial de inversión en 2023

De Jorg Weppelink
04-2 OMEGA SPEED HEADER 1ZU2
21/11/2022
Omega
 5 minutos

Lo que su Omega Seamaster dice de usted

De Sebastian Swart

Destacados

Patek-Philippe-Nautilus-2-1
Audemars Piguet
 7 minutos

5 relojes en los que invertir en 2022

De Jorg Weppelink
5-Rolex-Invest-2-1
Rolex
 6 minutos

Las 5 mejores inversiones potenciales de Rolex en 2022

De Jorg Weppelink
ETA-Republish-Magazin-2-1
Relojes y técnica
 7 minutos

Movimientos ETA: ¿tecnología precisa y fiable o producción en masa sin personalidad?

De Robert-Jan Broer
Patek-Philippe-Nautilus-2-1
Audemars Piguet
 7 minutos

5 relojes en los que invertir en 2022

De Jorg Weppelink