Iniciar sesiónIniciar sesión
Marca
Modelo
Precio
Diámetro
Año
Lugar
Más
Su selección

Su selección

Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Información general
Tipo de reloj
Referencia
Más...
Nuevo/usado
Disponibilidad
Género
Estado
Más...
Volumen de suministro
Características y funciones
Cuerda
Material de la caja
Más...
Esfera
Más...
Cristal
Más...
Funciones
Más...
Alto
Más...
Material luneta
Más...
Esfera con números
Resistente al agua
Más...
Otros
Más...
Correa
Material de la correa
Más...
Ancho de correa
Más...
Color de la correa
Más...
Material de cierre
Más...
Cancelar

Ordenar por

Breitling Emergency Orbiter III K56321 - Serviced By Breitling Breitling Emergency Orbiter III K56321 - Serviced By Breitling
22.682 

Relojes de cuarzo: precisos y asequibles

Los relojes de cuarzo cautivan con su alta precisión y su excelente relación calidad precio. Marcas de relojes de lujo como Omega, Breitling o Cartier también ofrecen relojes de cuarzo que ofrecen características que solo funcionan con esta técnica.

En este artículo sobre relojes de cuarzo obtendrá información sobre:

  • Las ventajas de la técnica del cuarzo
  • Precios y asesoramiento de compra
  • La técnica de los relojes de cuarzo
  • El desarrollo histórico

Un reloj preciso por poco dinero

Los relojes con un movimiento de cuarzo están disponibles en todas las categorías de precio, desde 30 euros hasta más de 100 000 euros. Si nos fijamos solo en el número de unidades, los relojes de cuarzo dominan claramente el mercado mundial. En la mayoría de casos se trata de relojes que funcionan con pilas y provienen del Lejano Oriente. Sin embargo, las marcas suizas también ofrecen una amplia variedad de relojes de cuarzo. Su participación en la producción total en la industria suiza ronda el 80 por ciento. Incluso, Rolex produjo relojes de cuarzo temporalmente. Actualmente, la casa ginebrina fabrica exclusivamente movimientos mecánicos, sin embargo, otras marcas como Breitling o Omega continúan ofreciendo relojes de cuarzo en sus catálogos.
Las ventajas que ofrecen los movimientos de cuarzo son claras: son altamente precisos, solo presentan una desviación de pocos segundos al mes, son robustos, asequibles y de fácil mantenimiento. La realidad de los relojes de lujo es diferente y se rigen por criterios diferentes a aquellos que se fabrican en masa y se venden a precios extremadamente bajos. De hecho, algunas compañía de gran prestigio incluyen relojes de cuarzo en sus catálogos. Algunos modelos de la serie Professional de Breitling como el Aerospace, el Chronospace y el Exospace montan movimientos de cuarzo. La gama superior no se define por sus precios sino por las posibilidades técnicas que presentan en estos tipos de calibres.
El Exospace B 55 de Breitling exhibe a la perfección el potencial de los relojes de cuarzo modernos. Su calibre de manufactura electrónico proporciona una conexión Bluetooth con el smartphone. A través de la conexión Bluetooth es posible transferir datos y controlar el reloj de forma remota. Otras características especiales incluyen un cronómetro con función flyback, un calendario perpetuo, un temporizador, una alarma, así como otros husos horarios. Además, junto al indicador analógico con tres agujas centrales, el Exospace B55 ofrece una pantalla digital luminosa.
Algunas características que acabamos de mencionar (Bluetooth, pantalla digital electrónica), son imposibles de incluir en un reloj mecánico. Cierto es que los relojes mecánicos ofrecen complicaciones como un calendario perpetuo, un cronógrafo flyback, un segundo huso horario o una alarma, sin embargo, los relojes de cuarzo presentan este conjunto de extras por un precio muchísimo más asequible. Un reloj mecánico con un gran número de complicaciones aumenta astronómicamente su valor.

¿Qué reloj de cuarzo debería comprar?

¿Está pensando en comprar un reloj de cuarzo? Sí, la precisión, la funcionalidad y, muchas veces, el atractivo precio hablan a su favor. Es más, algunos expertos y entusiastas de la relojería mecánica de alta calidad recomiendan el uso de relojes de cuarzo en determinados casos. Si usted es un amante de los deportes como el golf o el tenis y suele llevar un reloj mientras realiza estas actividades, debe saber que este sufre fuertes sacudidas durante la práctica deportiva. Un reloj mecánico con alrededor de 200 piezas no permanece indiferente a este tipo de prácticas y el riesgo de sufrir algún daño es sin duda bastante alto. Incluso, la acción de aplaudir durante un concierto ocasiona cierto tipo de estrés a los relojes mecánicos.
Los relojes de cuarzo no cuentan con piezas móviles —o al menos muy pocas—. Por lo tanto, se podría afirmar que, en gran medida, se mantienen invulnerables a este tipo de usos. De hecho, los relojes de cuarzo pueden soportar mejor las caídas accidentales. En resumen, los relojes de cuarzo son relojes deportivos ideales.

Acceso asequible al mundo de la relojería

El precio de un buen reloj de cuarzo está disponible a partir de las tres cifras. Son una excelente opción para iniciarse en el ámbito de la relojería ya que sus precios son mucho más asequibles que los de los relojes mecánicos estándar. Un cronógrafo deportivo como el Tissot de la serie T-Race sin estrenar cuesta cerca de 400 euros. También el elegante Hamilton Jazzmaster se encuentra en este rango de precio. La marca americana Fossil e incluso Festina se mantienen bajo el margen de los 200 euros.
La estética de los relojes Traser y Luminox se caracteriza por su estilo militar. Las esferas de color negro y las cajas del mismo tono son elementos que distinguen a estos relojes. Estas marcas ofrecen una amplia gama de robustos modelos por un precio que se aproxima a los 400 euros.
En cualquier caso, la selección en este rango de precio es enorme. Además de Tissot, también es posible encontrar otras reconocidas marcas como Certina, Maurice Lacroix, Movado y Raymond Weil.
Por 1000 puede hacerse con un TAG Heuer Formula 1 sin estrenar. Aunque no sean modelos nuevos pero se mantienen en buen estado de conservación, las marcas suizas de alta gama como Audemars Piguet, Breitling, Hublot y Omega también presenta relojes de cuarzo en esta categoría de precio. Si se conservan en excelentes condiciones, su precio aumenta llegando a alcanzar los 1500 o los 2000 euros. Así por ejemplo, el diver Omega Seamaster 300 M se encuentra en este rango de precio. Este ejemplar se conoce como el reloj al servicio de James Bond en las películas interpretadas por Pierce Brosnan. Es más, por 3000 euros puede incluso hacerse a uno que otro modelo Rolex de cuarzo de la década de 1970.

Los relojes de cuarzo de marcas de joyería

Las firmas que ofrecen tanto joyas como relojes suelen disponer de una amplia selección de relojes de cuarzo a un precio considerablemente alto. Cartier, Chopard y Bulgari son algunas de las marcas más prestigiosas. Los modelos que superan el rango de los 10 000 euros ofrecen un valor añadido a través de materiales como el oro o adornos de diamantes. Incluso, algunos de estos ejemplares de alta precisión pueden alcanzar —y superar— los 100 000 euros.
También las marcas de alta relojería como Patek Philippe y Audemars Piguet compiten en este ámbito. Audemars Piguet embellece con diamantes la superficie de sus relojes de culto, el Royal Oak y el Royal Oak Offshore, y, en la mayoría de casos ofrece una caja de oro blanco. El movimiento (mecánico) constituye la característica más llamativa para los entusiastas de la relojería. Cabe señalar que, en los relojes de cuarzo más caros, el calibre no influye de manera determinante en la fijación del precio. Además, los movimientos de cuarzo no logran cautivar a los amantes de la relojería como los complicados calibres mecánicos. De hecho, poco se escribe y se habla sobre los movimientos de cuarzo.
Los relojes de cuarzo japoneses sin duda merecen un capítulo a parte. Aquellos que desean encontrar una relación calidad precio óptimo, las marcas Seiko, Citizen y Casio son una buena alternativa. Estas casas ofrecen buena calidad, una amplia gama de funciones y su precio, por lo general, permanece bajo el margen de los relojes suizos. Por ejemplo, el modelo más destacado de la colección Seiko Astron funciona con energía solar e incluye una señal GPS por 1400 euros (un modelo sin estrenar), y un reloj de cuarzo de la casa Lorus (una filial de Seiko) cuesta menos de 100 euros. Por su parte, Citizen presume de un reloj de pulsera con tecnología Eco-Drive y radiocontrolado por aproximadamente 400 euros.
Debido a la señal de radio y GPS, estos relojes cautivan con su alta precisión. Además, a través de su funcionamiento solar, prescinden de un cambio de pilas cada 2 o 3 años. Es decir, para aquellos que desean llevar un reloj durante un lago periodo de tiempo sin tener que preocuparse por los ajustes de hora y la fuente de energía, estos relojes solares son una excelente alternativa.

Ejemplo de relojes de cuarzo y sus precios

Modelo Precio (sin estrenar)
Valetta Women's Watch 10 euros
Cronógrafo masculino Festina 100 euros
Casio G-Shock 100 euros
Cronógrafo Seiko Prospex Divers Solar 300 euros
Tissot T-Sport PRC 200 350 euros
Raymond Weil Toccata 650 euros
TAG Heuer Formula 1 1000 euros
Seiko Astron GPS Solar (caja de titanio) 2000 euros
Breitling Aerospace 3300 euros
Omega Constellation (oro rosa o amarillo) 10 000 euros
Cartier Santos Demoiselle (oro rosa) 14 000 euros
Bulgari Serpenti (oro rosa) 22 000 euros
Patek Philippe Twenty-4 (oro blanco, diamantes) 75 000 euros
Audemars Piguet Royal Oak Offshore (oro blanco, diamantes) 475 000 euros

¿Cómo funciona un reloj de cuarzo?

El mecanismo eléctrico es la característica más importante de un reloj de cuarzo. La electricidad es necesaria para que el cristal de cuarzo vibre de forma constante y fiable a 32 768 Hertz. Este alto valor influye en la precisión, por lo tanto, si lo comparamos, el movimiento de un reloj mecánico oscila en la mayoría de los modelos a 3 o 4 Hertz. Los relojes de cuarzo se desvían aproximadamente de 10 a 20 segundos al mes. De hecho, uno de los factores que influyen en la precisión del reloj es la estabilidad de la temperatura. Por este motivo, los movimientos de cuarzo de alta calidad son compensados térmicamente. Es decir, miden la temperatura y corrigen las mínimas desviaciones de la frecuencia de oscilación del cuarzo en función de los valores.
El oscilador reenvía las ondas vibratorias del cristal de cuarzo como una señal eléctrica a un divisor de frecuencia. Este divide la frecuencia original de 32 768 Hertz a 1 Hz por segundo. El electroimán cambia cada segundo del polo positivo al negativo y atrae un imán permanente, aunque lo repele en el momento de cambiar de polo. De esta manera se genera un movimiento gradual. Por último, el tren de ruedas recibe el movimiento y se encarga de ajustar las agujas de los relojes de cuarzo analógicos. Generalmente, el motor de paso y el cristal de cuarzo se alimentan de electricidad mediante una pila de botón. Si por el contrario se utilizan celdas solares, la electricidad debe ser almacenada. Sin embargo, la batería ofrece mayor durabilidad que las pilas convencionales. De hecho, con su tecnología Eco-Drive, Citizen garantiza el 80% de su capacidad total después de 20 años.

La historia de los relojes de cuarzo

Los relojes de cuarzo existen desde la década de 1920. Sin embargo, al principio se trataba de grandes aparatos que permanecían guardados en las estanterías de instituciones científicas. En la década de 1950, Patek Philippe desarrolló el primer reloj de cuarzo portátil cuya estética era muy similar a los relojes despertador de nuestro tiempo. Este hecho nos demuestra que los suizos estaban a la vanguardia de esta técnica. No obstante, Japón es el país con el que solemos asociar el éxito de este tipo de relojes. Esto se debe sobre todo al Seiko Astron 35SQ, el primer reloj de cuarzo comerciable del mercado que se presentó el 25 de diciembre de 1969.
En los siguientes diez años, los relojes de cuarzo empezaron a reemplazar a los relojes mecánicos tradicionales. La alta precisión y el bajo coste atrajo a la mayoría de los compradores. Muchos talleres de producción europea tradicional desaparecieron durante la crisis del cuarzo y la industria relojera suiza perdió dos tercios de sus empleados. No fue hasta la década de 1980 que la situación empezó a mejorar y los relojes mecánicos volvieron a renacer. Sin embargo, parece que con la llegada de los smartwatches, la situación puede volver a cambiar. Marcas como Apple o Samsung entrar a competir en la industria junto a las marcas establecidas en el sector. Cabe señalar que los cristales de cuarzo también comenzarán a jugar un papel importante en la indicación del tiempo en los relojes inteligentes.