3.939 relojes para "

Omega Constellation relojes

"
Marca
Modelo
Precio
Diámetro
Año
Lugar
Más
Your selection

Your selection

Your selection

Sorry, your search did not match any items
Your selection

Sorry, your search did not match any items
Your selection

Sorry, your search did not match any items
Basic information
Tipo de reloj
Referencia
Más...
Nuevo/usado
Disponibilidad
Género
Estado
Más...
Volumen de suministro
Characteristics & functions
Cuerda
Material de la caja
Más...
Esfera
Más...
Cristal
Más...
Funciones
Más...
Alto
Más...
Material luneta
Más...
Esfera con números
Resistente al agua
Más...
Otros
Más...
Correa
Material de la correa
Más...
Ancho de correa
Más...
Color de la correa
Más...
Material de cierre
Más...
Cancelar

Ordenar por

Omega Constellation Lady 18k gold steel, Omega Constellation Lady 18k gold steel, ES 134 2008 1.350 

Omega Constellation: la estrella desde 1952

Desde hace más de 60 años, la colección Constellation presume de ser una de las más apreciadas. Junto con el Speedmaster, que alcanzó la fama mundial con su misión a la Luna, los Contellation se presentan como los modelos estrella del catálogo de Omega

Lo más destacado de la colección Omega Constellation

  • Los primeros cronómetros de Omega producidos en serie
  • La última innovación tecnológica: el escape Co-Axial de Omega y la espiral de silicio
  • Amplia selección de relojes vintage
  • Desde 1982 el bisel integra relieves icónicos
  • Plasma una estrella de cinco puntas en la esfera

Los primeros cronómetros producidos en serie: Los Omega Constellation

Con un nombre inspirado en las estrellas, Omega presentó la colección Constellation en el año 1952. Desde entonces, estos lujosos relojes suizos forman parte del catálogo. Sin embargo, su historia está marcada de pequeños cambios en el diseño: conocidos en los años cincuenta como un símbolo de estilo y elegancia, estos relojes se convirtieron a principio de la década de los ochenta en piezas modernas y juveniles con elementos deportivos. Las siguientes adaptaciones se realizaron en el año 1982 cuando Omega lanzó al mercado el modelo Constellation Manhattan. Actualmente, la colección se caracteriza por dotar los relojes de un bisel fijo con dos relieves icónicos conocidos como "griffes" o "garras" posicionados a las tres y a las nueve horas. Estos relieves son puramente decorativos y no sirven para girar el bisel. En la joyería se utilizan habitualmente para engastar piedras preciosas. Otro elemento estético característico de esta colección es la estrella plasmada en la esfera a la altura de las seis. Desde el año 1952 acompaña a estos modelos y se presentan como un símbolo de calidad, prestigio y precisión. La colección Constellation es la primera en ofrecer cronómetros de pulsera fabricados en serie.
El nombre de la colección proviene del ámbito astronómico. El término «constelación» es la denominación que se otorga a un grupo de estrellas que evocan una figura determinada vista desde la Tierra. Durante sus 160 años de historia, Omega ha participado en numerosas competiciones organizadas por los observatorios suizos alcanzando varios récords de precisión. La colección Constellation rinde un homenaje a estos períodos de estudio astronómico. La estrella plasmada en la esfera y la cúpula del observatorio grabada en el fondo de la caja del reloj simboliza los logros conseguidos por la casa en este ámbito.

Omega Constellation: asesoramiento de compra

En 1982, Omega lanzó un reloj con una estética innovadora y atemporal: el Constellation Manhattan. Los "griffes" o "garras" posicionados a las tres y a las nueve son un elemento estético que ha caracterizado a estos relojes desde siempre. Ofrece cajas de entre 24 y 38 mm, el diámetro ideal para las muñecas femeninas. Los relojes están disponibles en diversos materiales que incluyen en acero, el oro amarillo o rojo, así como versiones bicolor. Los brazaletes de oro o acero con eslabones complementan estas elegantes piezas, aunque también existen ejemplares con correas de cuero. Los modelos de segunda mano con un movimiento de cuarzo se encuentran en el mercado por menos de 1000 euros. Los precios de los modelos automáticos bien conservados empiezan a partir de los 1000 euros. Las versiones más recientes —y casi sin uso— rondan los 2500 euros. Los relojes fabricados en oro con diamantes engastados en el bisel y la esfera alcanzan los 50 000 euros.
Si usted está buscando un reloj vintage de Omega, la colección Constellation propone modelos muy interesantes. Los ejemplares lanzados antes del año 1982 se distinguen por su carácter clásico y son piezas perfectas para llevar con trajes de chaqueta. Los modelos bien conservados de la década de los sesenta y setenta rondan los 600 euros. Las versiones de oro de aquella época se encuentra en el mercado entre los 3000 y los 10 000 euros, dependiendo de su estado de conservación.

Los modelos más destacados de Omega

La colección Constellation: sus características estéticas

Los modelos actuales de la colección se presentan con un carácter único y personal. Al igual que el modelo lanzado en el año 1982, los Constellation de hoy también integran los cuatro icónicos relieves en el bisel. De la misma manera, plasman números romanos sobre la mayoría de los discos. Las cajas están disponibles en cuatro tamaños: 38, 35, 31, 27 y 24 mm. Las versiones más pequeñas se dirigen especialmente al público femenino. Omega ofrece estos relojes con los calibres Co-Axiales automáticos, así como modelos con movimientos de cuarzo. Los automáticos con la nueva técnica Co-Axial se presentan como un alternativa al escape de áncora suizo y ofrecen un alto rendimiento energético, así como una elevada resistencia a los campos magnéticos.
Omega ofrece versiones de acero inoxidable, oro amarillo o rojo, así como modelos bicolor. La mayoría de las pulsera son de acero u oro, sin embargo, la colección también ofrece modelos con una correa de piel. Los relojes con una esfera engastada de diamantes resultan especialmente lujosos y llamativos. Muchos de los modelos cautivan el gusto femenino con inserciones de diamantes en los índices y sobre el bisel. Los diseñadores rompieron la barrera de la creatividad concibiendo esferas que ofrecen colores como el negro, el plata, así como el blanco, el marrón y el tono champán. Las esferas madre perla deslumbran con su efectos brillantes que incluyen un motivo de cepillado solar.

Omega Globemaster: el reloj de pulsera retro

La serie Globemaster forma parte de la colección Constellation. Los modelos de esta línea retro presentan la conocida esfera "Pie Pan". Su forma alude a los bordes de una tarta y se asemejan a los modelos de los años cincuenta. Los relojes de 39 mm con un bisel acanalado es similar a las versiones de la década de los sesenta. En colaboración con el Instituto Federal de Meteorología Suizo (METAS), Omega desarrolló su propio sello de calidad para certificar las muchas virtudes de sus relojes. Las pruebas determinan el grado de precisión, resistencia al agua y al magnetismo, así como la autonomía de cada pieza. El Globemaster ha sido el primer reloj en superar con éxito todas estas pruebas, por lo que se le concedió la denominación "Master Chronometer". El nombre de este reloj proviene de los modelos de los años cincuenta comercializados en el mercado norteamericano. Los derechos del término comercial "Constellation" se había registrado previamente por otra marca. Por este motivo, Omega utilizó y plasmó la inscripción "Globemaster" sobre las esferas de estos relojes.

Omega Constellation: los más apreciados entre los coleccionistas

Para aquellos que admiran los relojes vintage, los modelos Omega Constellation de la década de los cincuenta y sesenta son especialmente interesantes. La mayoría de ellos está fabricada en oro y cuenta con un brazalete de oro trenzado tipo malla milanesa. Sin embargo, también se podían encontrar modelos con correas de cuero. Entre sus características más atractivas se encuentra la esfera "Pie Pan" cuyos bordes se asemejan a la forma de una tarta. Además, las primeras esferas de estos modelos se distinguían por su ornamentación. Lucían índices en forma de diamante, agujas doradas tipo dauphine, la inscripción "Constellation", y la icónica estrella de la colección plasmados en la esfera. Hasta la década de los sesenta, los Constellation presentaban asas redondeadas. Sin embargo, Omega rediseño las piezas confiriendoles un aspecto cuadrado y más elegante. El fondo de la caja muestra un medallón grabado en el que se observa la cúpula del observatorio ginebrino rodeado de ocho estrellas que simbolizan los ocho relojes que superaron con éxito las pruebas cronométricas.

Las características del Constellation de los años cincuenta

  • Índices de oro en forma de diamante
  • Esferas "Pie Pan"
  • La cúpula del observatorio de ginebra grabada sobre el fondo de la caja del reloj
En el interior de estos relojes, Omega solo utilizó movimientos cronométricos certificados. El calibre 551 sin indicador de la fecha probó ser el más fiable y preciso y empezó a equipar los modelos del año 1959. Medía 27,9 mm de diámetro y 4,5 mm de altura. Oscilaba a 19 800 alternancias por hora, y gracias a su mecanismo patentando, el rotor enrollaba la espiral en ambas direcciones. Los relojes con este calibre se convirtieron en los más exitosos del catálogo. En 1963, Omega superó con estos movimientos varios registros de precisión en la categoría de relojes de pulsera.

Los modelos clásicos de otros fabricantes

La técnica más moderna alojada en los calibres de los Constellation

Desde su creación, la colección Omega Constellation siempre se ha distinguido por su alta precisión. Actualmente, la casa aloja en estos relojes una de sus últimas innovaciones técnicas: el escape Co-Axial que mejora el desempeño del reloj, reduce la fricción entre las piezas y, por lo tanto, requiere de poco mantenimiento. Los barriletes montados en serie garantizan una autonomía de 60 horas en los relojes con los calibres 8500 y 8501. Este último presenta el rotor y el puente de volante fabricados en oro rojo de 18 quilates. Ambos movimientos se alojan en las versiones de 38 mm. En los modelos de 35 mm, Omega alberga el calibre 2500, el primer movimiento que empezó a integrar el escape Co-Axial.
Estos relojes están disponibles en versiones estándar de tres agujas sin funciones adicionales, con un indicador de la fecha a las tres, y con un indicador Day-Date. Este último modelo presenta una visualización del día a las doce y señala la fecha a las seis. En estos últimos relojes alojan los calibres Co-Axiales 8602 y 8612. Tanto la fecha como el día cambian automáticamente su posición a media noche. Disponen de una reserva de marcha de 55 horas y albergan una espiral antimagnética de silicio. Si usted está buscando un reloj con estas características, además del modelo de Omega, el Day-Date de Rolex también puede ser una buena opción. Esta pieza está disponible en oro y platino exclusivamente.