Iniciar sesiónIniciar sesión
1.400 relojes para "

IWC Portofino

"
Marca
Modelo
Precio
Diámetro
Año
Lugar
Más
Su selección

Su selección

Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Información general
Tipo de reloj
Referencia
Más...
Nuevo/usado
Disponibilidad
Género
Estado
Más...
Volumen de suministro
Características y funciones
Cuerda
Material de la caja
Más...
Esfera
Más...
Cristal
Más...
Funciones
Más...
Alto
Más...
Material luneta
Más...
Esfera con números
Resistente al agua
Más...
Otros
Más...
Correa
Material de la correa
Más...
Ancho de correa
Más...
Color de la correa
Más...
Material de cierre
Más...
Cancelar

Ordenar por

IWC Portofino Automatic Rose Gold, IWC Portofino Automatic Rose Gold, Disponible inmediatamente 5.390  ES 172 2008

IWC Portofino: relojes clásicos y elegantes

La colección Portofino es sinónimo de sobriedad y elegancia. Esta prestigiosa serie de relojes pertenece a la casa suiza IWC. Los modelos con una reserva de marcha de ocho días son las piezas más destacadas de la colección.

Lo más destacado de la colección IWC Portofino

  • Relojes de estilo clásico atemporal
  • También con función de cronógrafo para cronometrar intervalos de tiempo
  • Algunos disponen de un indicador de la fase lunar, una gran ventana para la fecha o una función GMT
  • Los modelos más destacados ofrecen un calibre de carga manual y una reserva de marcha de 8 días
  • Cajas de diferentes tamaño: desde 37 hasta 45 mm de diámetro

IWC Portofino: el reloj de vestir de Schaffhausen

El fabricante de relojes suizos IWC presentó el Portofino por primera vez en 1984. Desde entonces, este clásico modelo no ha dejado de ocupar un lugar privilegiado en el catálogo de la marca. Su diseño se inspira en el reloj de bolsillo IWC Lépine con referencia 5201. La casa giró el movimiento 90 grados y añadió un indicador de la fase lunar. Debido al diseño del movimiento y el diámetro de 46 mm, el primer Portofino con referencia 5251 se considera un modelo de transición entre el reloj de bolsillo y uno de pulsera. Y es que, en aquel periodo, era poco habitual encontrar relojes de tales dimensiones. De hecho, la mayoría de los modelos de la década de 1980 ofrecían un diámetro inferior a los 40 mm. El primer Portofino se caracterizó por lucir una caja de oro amarillo, numerales romanos, una esfera de color blanco, agujas tipo Breguet para la hora y los minutos, así como un pequeño segundero posicionado a las 9 en punto y un indicador de la fase lunar a las 3.
El Portofino debe su nombre a la localidad situada en el Golfo de Tigullio cerca de la ciudad de Génova. Un pueblo pesquero que con el tiempo se han convertido en un lugar de encuentro para la élite. Con su elegante diseño, el modelo Portofino encarna el encanto y el estilo de vida de la población italiana. Sin duda, IWC deja al desnudo su lado más clásico con esta sobria y atemporal colección de relojes. Recordemos que la compañía (International Watch Company), fundada en el año 1868, es mundialmente conocida por sus relojes de piloto y sus piezas deportivas como el Pilot, Aquatimer o el Ingenieur.

¿Cuánto cuesta un reloj IWC Portofino?

A la hora de comprar un IWC Portofino debe tener en cuenta que los tamaños de las cajas se dirigen a las muñecas grandes. De hecho, desde sus inicios en el año 1984, el primer Portofino ofrecía una caja de 46 mm, un tamaño particularmente grande para los estándares de la época. Desde el 2014, IWC ofrece modelos más pequeños de 37 mm perfectos tanto para damas como para caballeros. El Portofino de 37 mm está disponible en acero inoxidable u oro rojo. Algunos cuentan con 66 diamantes adornando el bisel. Sin embargo, existen modelos más sobrios con solo 12 diamantes engastados en la esfera. Nuevos, cuestan alrededor de 4000 euros, mientras que los modelos más lujosos con diamantes en el bisel rondan los 7000 euros.
El precio de un IWC Portofino de segunda mano empieza a partir de los 1500 euros. Estos ejemplares se suelen encontrar en buen estado y muchas veces cuentan con un calibre automático y una ventana para la fecha. Se podría decir que este tipo de reloj sirve como modelo básico para empezar a sumergirse en el mundo de los relojes Portofino de IWC que, sin estrenar, cuestan cerca de 3000 euros.
Un cronógrafo Portofino con un movimiento de cuarzo está disponible en el mercado de ocasión rondando los 2000 euros. Los ejemplares de segunda mano con un calibre cronógrafo de cuerda automática alcanzan los 3000 euros, mientras que los relojes nuevos se aproximan a los 4000 euros. Cabe señalar que esta última variante de 42 mm luce especialmente elegante con un traje de corbata.
Los modelos más destacados que incluyen un calibre de cuerda manual y una reserva de marcha de 8 días se encuentran en el mercado de segunda mano por 6000 euros. Los relojes sin estrenar cuestan alrededor de los 7000 euros. El precio de un modelo nuevo con fecha tipo panorama posicionada a las 12 en punto y un indicador de los días a las tres empieza a partir de los 10??000 euros. El Portofino de cuerda manual con monopulsador cuenta con una función de cronógrafo que permite cronometrar intervalos de tiempo de hasta 60 minutos. Los modelos sin estrenar, fabricados en oro blanco o rojo alcanzan los 19??000 euros.

IWC Portofino de cuerda manual con 192 horas de autonomía

Para muchos entusiastas de los relojes, la reserva de marcha es un factor determinante a la hora de comprar de un reloj. Para evitar que el movimiento se detenga, los relojes mecánicos deben cargarse después de un determinado período de tiempo. La carga se lleva a cabo de forma automática, a través del movimiento del brazo de su portador con la ayuda de la masa oscilante, o manualmente mediante la corona. La reserva de marcha de la mayoría de los relojes de pulsera dura alrededor de 40 horas, lo que significa que no existen muchos relojes que se puedan guardar en el armario durante un fin de semana y que el lunes no haya necesidad de cargarlo y ajustarlo. Sin embargo, el IWC Portofino Cuerda Manual con un movimiento de la familia del calibre 59000 ofrece una extraordinaria autonomía de 8 días. Por lo tanto, solo es necesario cargarlo una vez a la semana.
En la versión estándar del IWC Portofino Cuerda Manual late el calibre 59210 de propia fabricación. El reloj cuenta con una ventana para la fecha a las 3 en punto, un pequeño segundero a las 6 y, entre las 8 y las 9 en punto, es posible visualizar un indicador de la reserva de marcha. Este último ofrece una franja de color rojo que indica de forma clara el momento para volver a cargar el reloj. El movimiento dispone un mecanismo de parada de segundero para ajustar la hora de manera precisa. Por último, el fondo viste un cristal de zafiro que permite contemplar el movimiento del reloj.
IWC ofrece la posibilidad de elegir cajas fabricadas en acero inoxidable u oro rojo de 18 quilates. Esta última versión presenta esferas de color plateado o pizarra. Los modelos de acero lucen esferas plateadas, azules o negras. La serie Portofino de cuerda manual incluye índices finos y delgados. Sin embargo, a las 12 horas plasma un número romano y esto, junto a las agujas tipo hoja, resalta el estilo clásico del diseño. Todas las versiones cuentan con un cristal de zafiro abombado y tratado con un revestimiento antirreflejos por ambas caras. La serie Portofino de cuerda manual perfecciona su estilo vistiendo correas de piel de aligátor de la marca de lujo Santoni en los colores marrón oscuro, marrón o negro.
El Portofino de cuerda manual también está disponible con una gran ventana para la fecha posiciona debajo de las 12 en punto. También existe una variante con un indicador de la fecha y el día (Day-Date) en una subesfera con una pequeña manecilla a las 3 en punto que permite visualizar los días, más una ventana para la fecha debajo de las 12 horas.

Características del IWC Portofino de cuerda manual

  • Calibre de manufactura con una reserva de marcha de 8 días
  • Cajas con un diámetro de 45 mm
  • Cajas fabricadas en acero inoxidable u oro rojo de 18 quilates
  • También disponibles con un indicador Day-Date

IWC Portofino cuerda manual monopulsador: el cronógrafo discreto

Con la serie «IWC Portofino Hand-wound Monopusher» es posible cronometrar intervalos de tiempo de hasta 60 minutos. Es decir, este reloj de pulsera que aloja el calibre de manufactura 59360 dispone de una función de cronógrafo. Dicha función se controla mediante un pulsador integrado de manera discreta en la corona. Por consiguiente, es posible iniciar, detener, y volver a poner a cero el reloj mediante un único pulsador. Normalmente, los relojes con una función de cronógrafo presentan un pulsador a la altura de las 2 para iniciar y detener las mediciones y otro posicionado a las 4 para controlar la puesta a cero.
El calibre cronógrafo 59360 dispone de una reserva de marcha de 8 días y plasma un indicador de la autonomía a las 9 en punto. A las 6 es posible visualizar el pequeño segundero y las 3 se posiciona la ventana para la fecha. La aguja trotadora central sirve para visualizar los segundos cronometrados. Además, dispone de un sistema de parada de segundero para un ajuste preciso de la hora.
El reloj de 45 mm de diámetro está disponible en oro rojo o blanco de 18 quilates. La versión de oro blanco luce una esfera de color pizarra, mientras que los ejemplares de oro rojo presentan una esfera de tono plateado. Ambos apuestan por correas de piel de aligátor de la casa Santoni. Sin embargo, la versión de oro blanco viste de color gris y el modelo de oro rojo incluye una pulsera de un tono marrón oscuro.

Las características del IWC Portofino cuerda manual monopulsador

  • Cronógrafo de un pulsador con un contador de 60 minutos
  • Calibre 59360 de propia fabricación
  • Reserva de marcha de 8 días

Portofino Automático: el reloj de vestir básico de IWC

El modelo Portofino Automático es —como no— un reloj sobrio de cuerda automática con tres agujas y un indicador de la fecha. Con un precio de aproximadamente 3000 euros para los modelos nuevos, este reloj se presenta en el mercado como uno de los ejemplares básicos de la clásica colección de IWC. La caja de 40 mm de diámetro se ajusta perfectamente a casi todo tipo de muñecas. La serie ofrece cajas fabricadas en acero inoxidable u oro rojo de 18 quilates. Estos últimos presentan esferas de color plateado o pizarra. El fondo del reloj luce un elegante grabado del puerto de la localidad de Portofino. Las variantes de acero inoxidable ofrecen una esfera de color negro o plateado. Las pulseras están disponibles en piel de aligátor o brazaletes de malla milanesa de acero. Desde el 2016, IWC ofrece un modelo con agujas e índices de oro que contrastan elegantemente con el tono plateado de la esfera. Los relojes con la referencia IW356514, IW356515 y IW356516 deslumbran a los amantes de los diseños más lujosos con 72 diamantes engastados en el bisel y la pulsera. Estas opulentas piezas se fabrican en oro blanco o rojo y visten correas de piel de aligátor de la casa de lujo italiana Santoni.

Las características del IWC Portofino Automático

  • Un reloj de vestir sobrio con tres agujas y un indicador de la fecha
  • Caja de 40 mm fabricada en acero inoxidable, oro rojo u oro blanco
  • También disponible con 72 diamantes engastados en el bisel