Iniciar sesiónIniciar sesión
1.570 relojes para "

Glashütte Original

"
Marca
Modelo
Precio
Diámetro
Año
Lugar
Más
Su selección

Su selección

Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Información general
Tipo de reloj
Referencia
Más...
Nuevo/usado
Disponibilidad
Género
Estado
Más...
Volumen de suministro
Características y funciones
Cuerda
Material de la caja
Más...
Esfera
Más...
Cristal
Más...
Funciones
Más...
Alto
Más...
Material luneta
Más...
Esfera con números
Resistente al agua
Más...
Otros
Más...
Correa
Material de la correa
Más...
Ancho de correa
Más...
Color de la correa
Más...
Material de cierre
Más...
Cancelar

Ordenar por

Glashütte Original Senator Moon  Box+Papers Glashütte Original Senator Moon Box+Papers
4.590 

Tradición y prestigio: Glashütte Original

La marca Glashütte Original es sinónimo de tradición y calidad. Esta casa fabrica relojes elegantes y calibres de manufactura con denominación de origen Glashütte, la cuna de la relojería alemana desde el siglo XIX.

Lo más destacado de Glashütte Original

  • Relojes de lujo con calibres de manufactura
  • Relojes que incluyen complicaciones como un Tourbillon o un cronógrafo Flyback
  • Cajas fabricadas en oro o platino
  • Ofrece colecciones con relojes inspirados en las décadas de 1960 y 1970
  • Amplia selección de relojes para mujer

La cuna del arte relojero alemán

Ninguna otra ciudad alemana cuenta con tantas compañías de relojes como Glashütte. La pequeña población sajona con alrededor de 8000 habitantes es la casa de firmas como A. Lange & Söhne, Nomos, Union Glashütte, Nautische Instrumente Mühle, Tutima, Moritz Grossmann, entre otras. Por supuesto, allí también se encuentra la sede de Glashütte Original, una compañía que pertenece al Grupo Swatch.
La marca Glashütte Original cautiva a los amantes de los relojes mecánicos de alta calidad que saben apreciar el buen hacer de la tradición alemana. El catálogo de esta firma sajona se distingue por ofrecer principalmente diseños clásicos, atemporales y sutiles. No obstante, también ofrece cronógrafos deportivos y relojes con una estética un poco más desenfadada y juvenil en la serie Sixties Iconic. En resumen, aquellos que adquieren un reloj Glashütte Original, obtienen una joya de excelencia con denominación de origen Glashütte.
Glashütte divide su catálogo de relojes en cuatro grandes colecciones: Art & Technik, Quintessentials, 20th Century Vintage y Ladies Collection. En la primera colección se reúnen relojes que se distinguen por sus elaboradas complicaciones. En esta serie, con un alto grado de tradición, se encuentran piezas con Tourbillon, un mecanismo que compensa los efectos negativos de la gravedad sobre el movimiento del reloj. Una complicación considerada como la más elaborada en el ámbito de la relojería de alta gama.

¿Cuánto cuesta un reloj Glashütte Original?

El modelo más prestigioso del catálogo de esta casa es el Grande Cosmopolite Tourbillon. Esta asombrosa pieza permite a los viajeros frecuentes ajustar y visualizar diferentes husos horarios. Además, añade un Tourbillon, un calendario perpetuo, así como la visualización del horario de verano e invierno y un indicador de la reserva de marcha. El calibre de cuerda manual 89-01 se aloja en una caja de platino y se encuentra en el mercado por aproximadamente 300 000 euros. La firma alemana A. Lange & Söhne también ofrece un modelo similar en la misma categoría de precio.
A través del modelo PanoMaticInverse puede contemplar el doble regulador de cuello de cisne en forma de mariposa exquisitamente decorado en oro, rubíes y tornillos azulados. Sin duda, con esta pieza, la casa honra el nombre de colección con un auténtico sentido del arte y la técnica. Un PanoMaticInverse sin estrenar alcanza los 10 000 euros.
El PanoMaticCounter XL ofrece una de las complicaciones menos comunes de la relojería actual: un contador de dos dígitos. Mediante tres pulsadores la función se encarga de indicar el avance o adición, el retroceso o sustracción, así como la puesta a cero del reloj. El PanoMaticCounter XL también cuenta con un cronógrafo Flyback y está disponible a partir de los 17 000 euros.

La quintaesencia de Glashütte

La transición de la colección Art & Technik a la Quintessentials se produce de forma fluida. Esta última también se distingue por presentar características como las fases lunares, los números romanos y tornillos azulados, así como manecillas y cajas de oro. Es decir, es una colección suntuosa que incluye verdaderas obras maestras de la manufactura sajona como la prestigiosa edición esqueletizada del Senator, con calibre de cuerda manual. Sin embargo, otros modelos de esta serie cautivan con una estética sencilla y sutil como el Senator Hand Date con su caja fabricada en acero inoxidable, esfera plateada e índices alargados para las horas y los minutos. El modelo Senator Observer también cuenta con una caja de acero inoxidable, sin embargo Glashütte ha plasmado en este reloj una esfera de color negro. En ella es posible observar las dos agujas, un pequeño segundero, así como el indicador de la reserva de marcha de 55 horas.

Un homenaje a la década de los sesenta

La colección 20th Century Vintage nació como una propuesta un poco más desenfadada respecto a la línea conservadora y elegante de las colecciones Art & Technik y Quintessentials. Lanzada en el año 2015, la serie Sixties Iconic concede una nota de alegría y frescura al catálogo de la manufactura sajona con esferas de color azul y tonos rojizos. Con esta línea, Glashütte Original rinde un homenaje a los icónicos relojes Spezimatic que se fabricaron en la localidad de Glashütte durante el periodo de la antigua República Democrática Alemana. Actualmente, la Sixties Iconic Collection no solo ofrece esferas de vivos colores, sino también modelos más sobrios de color negro con efecto grafito. En resumen, estos relojes evocan un estilo «retro» con sus tres agujas y una caja de acero inoxidable, cuyo precio ronda los 5000 euros. Por otro lado, el modelo Sixties Square Chronograph inspirado en los deportes de motor luce una caja cuadrada cuyo estilo se dirige a los amantes de los cronógrafos como los modelos Monaco o Monza de la casa TAG Heuer. Este cronógrafo de la casa alemana sitúa sobre la esfera las agujas para las horas, los minutos, y la parada de segundero. Asimismo, cuenta con un pequeño segundero posicionado a las tres, y otra subesfera con un contador de 30 minutos a las nueve. El motor alojado en este cronógrafo es el calibre 39, un movimiento automático de manufactura que ofrece una reserva de marcha de 40 horas (4 Hz), y una frecuencia de 28 800 alternancias por horas. Este mismo calibre se alberga en la versión del Sixties Square Chronograph con caja redonda.

Cronógrafos con fecha panorámica

Como su nombre nos indica, el Seventies Chronograph rinde homenaje a los años setenta. Al igual que el Square Chronograph, presenta una caja cuadrada fabricada en acero inoxidable. A las seis destaca la denominada "fecha panorámica" o "gran fecha" que ofrece una óptima legibilidad. También incorpora un contador de 12 horas con mecanismo de retorno «flyback», un totalizador de 30 minutos, así como un pequeño segundero y un contador de horas numérico. Galshütte Original desarrolló el calibre 37 específicamente para este modelo. Cuenta con una autonomía de 70 horas y oscila a una frecuencia de 28 800 alternancias por hora (4 Hz). Por otro lado, el Sixties Panorama Date también ofrece la "gran fecha" a las seis, y, a diferencia de los relojes originales de la década de los sesenta, este modelo es visiblemente más grande con una caja de 42 mm. Sin embargo, la firma sajona dispone de una versión de 39 mm sin indicación de la fecha.

Relojes femeninos para todos los gustos

Glashütte Original reúne en la colección Ladies Collection los modelos Pavonina, Lady Serenade y PanoMatic Luna. La serie Pavonia está disponible en versiones de acero, bicolor o oro rojo con correas de cuero o brazaletes de metal. La caja presenta una forma cuadrada con bordes redondeados de 31 x 31 mm, y ofrece algunos modelos engastados en diamantes. Estas mismas piedras preciosas se pueden encontrar decorando los biseles de los relojes Lady Serenade, cuya caja ofrece un diámetro de 36 mm, y aloja el calibre automático 39. Por otro lado, los modelos PanoMatic Luna alberga el calibre automático 90-12 que ofrece diversas funciones como un mecanismo de parada de segundero, fecha panorámica e indicador de las fases lunares. La firma también presenta versiones con diamantes, sin embargo, la caja de 39,4 mm es la más grande de la colección femenina.

La transición a la economía de mercado

No se puede especificar una fecha de inicio exacta a la fascinante historia de Glashütte Original. No obstante, su origen está vinculado a un ilustre hombre. En 1845, Ferdinand Adolph Lange fundó la primera industria relojera en la pequeña ciudad de Glashütte. Más tarde le siguieron otros, y pronto la relojería sajona ganó reputación superando fronteras. Gracias al buen hacer alemán, la denominación «Glashütte» se ha convertido en un símbolo de reconocimiento y calidad a nivel internacional. Prueba de ello fueron los relojes de navegación fabricados en Glashütte que acompañaron al noruego Roald Amundsen a su expedición al Polo Sur. Entre otros muchos objetos, uno de estos relojes se encuentra expuesto actualmente en el Museo del Fram en Oslo.
En el año 1916, Karl W. Höhnel grabó en letras negras la inscripción "Glashütte Original" en un reloj de péndulo. En 1927, esta denominación apareció por primera vez plasmada sobre la esfera de un reloj de pulsera. Sin embargo, tras la Segunda Guerra Mundial y la fundación de la República Democrática Alemana (RDA), todas las compañía de Glashütte se fusionaron y nacionalizaron con el nombre «VEB Glashütter Uhrenbetriebe (GUB)». El GUB producía relojes para Alemania Oriental, así como para la exportación. En el año 1990, después de la caída del Muro de Berlín, pasó a convertirse en una sociedad limitada «Glashütter Uhrenbetrieb GmbH». A partir de 1994, los nuevos propietarios, Alfred Wallner y Heinz W. Pfeifer, enfocaron la venta de relojes de Glashütte Original al sector del lujo, y en 2000, el grupo empresarial suizo Swatch se puso al mando de la empresa Glashütter Uhrenbetrieb GmbH.

Esto también le puede interesar: